jueves, 22 de julio de 2021

23/07 - Ezequiel el Profeta


La mano del Señor se posó sobre mí, y el Señor me sacó afuera por medio de su espíritu y me puso en el valle, que estaba lleno de huesos. Luego me hizo pasar a través de ellos en todas las direcciones, y vi que los huesos tendidos en el valle eran muy numerosos y estaban resecos. El Señor me dijo: ‘Hijo de hombre, ¿podrán revivir estos huesos?’. Yo respondí: ‘Tú lo sabes, Señor’. Él me dijo: ‘Profetiza sobre estos huesos, diciéndoles: Huesos secos, escuchen la palabra del Señor’. (Ez 37, 1-4) 


Según la cultura judía, el término "profeta" no se refiere tanto a alguien que puede predecir el futuro, sino más bien a alguien que tiene un profundo conocimiento de la voluntad divina y su presencia en el mundo; una persona de moral y rectitud cristalinas. No es una excepción Ezequiel, uno de los cuatro profetas definidos "mayores" en el Antiguo Testamento: el más duro en lenguaje y el más eficaz en términos de simbolismo.


Exiliado entre los exiliados


Ezequiel nace a mediados del 600 a.C. en Sarara, Palestina, en la tribu de Leví: es, por lo tanto, un sacerdote. En ese momento, Roma aún estaba gobernada por Tarquinio Prisco, mientras que en Babilonia gobernaba Nabucodonosor. No era un buen momento para los judíos, obligados a someterse a la tiranía de los hijos de Asur. En el año 597 Ezequiel fue deportado a Babilonia junto con otros diez mil destinados a trabajar en el campo y fue en ese momento de su vida que Dios se le manifestó con visiones proféticas que lo acompañarían hasta la muerte. Ezequiel revela estas visiones a su pueblo, lo consuela con las palabras que le vienen de Jahweh y por lo tanto, pronto disfrutará de una cierta autoridad entre la gente de Israel. No deja de hacer maravillas y milagros y cada gesto que hace tiene un objetivo preciso: después de haber profetizado la caída de Jerusalén, exhorta al pueblo a la penitencia; seguidamente lo consolará con la promesa de la liberación y del regreso a su amada patria. Murió mártir por manos de un líder del pueblo que le había reprochado su idolatría.


Un lenguaje duro pero eficaz


El libro de Ezequiel en la Biblia se sitúa entre aquellos de los profetas mayores, después de Jeremías, y tiene 48 capítulos en los que se narran las profecías y revelaciones que Yahvé hace al profeta durante el cautiverio babilónico. Entre las visiones más poderosas que se describen, está la del capítulo 37 en la que Dios muestra a Ezequiel un inmenso campo cubierto de huesos secos que a su soplo, retoman vida revistiéndose de carne. Una imagen ciertamente muy fuerte e igualmente críptica para los contemporáneos, que la han interpretado como la profecía de la restauración del poder de Israel y la reconstrucción del Templo en la gloria de Dios; para los católicos, en cambio, simboliza la Resurrección de Cristo y por tanto la construcción del verdadero Reino, el del cielo. Históricamente, Ezequiel es un puente entre dos épocas de la historia de Israel: la anterior y la posterior al exilio; desde el punto de vista de las Escrituras, finalmente, entre Jeremías y Daniel. Su lenguaje es audaz, cargado de simbolismo, a veces duro, pero con un poder evocativo poderoso y particularmente eficaz.



Fuente: Vatican News