jueves, 29 de julio de 2021

30/07 - Silas, Silvano, Crescente, Epéneto y Andrónico los Apóstoles de los 70


Los Santos Discípulos de los Setenta Silas, Silvano, Crescente, Epéneto y Andrónico fueron discípulos del Salvador.


El Discípulo de los Setenta San Silas fue una figura respetada en la iglesia primitiva de Jerusalén (Hechos 15:22). El Concilio de los Apóstoles se convocó en Jerusalén en el año 51 para tratar la cuestión de si los conversos cristianos de entre los paganos gentiles debían observar la ley mosaica (Antiguo Testamento).


Posteriormente, los apóstoles enviaron un mensaje con Pablo y Bernabé a los cristianos de Antioquía en el que informaron, por decisión del Concilio, de que los cristianos de origen pagano gentil estaban dispensados de tener que observar las prescripciones de la ley mosaica. Pero se les prescribió, sin embargo, que se abstuvieran de participar de los alimentos ofrecidos a los ídolos, de carne y sangre estranguladas, de abstenerse de fornicar y de no hacer nada más que lo que es sensato (Hechos 15: 20-29).


Junto con los santos Pablo y Bernabé, el Concilio de los Apóstoles envió a los miembros de la Iglesia de Jerusalén, San Silas y Judas, para explicar el mensaje con mayor detalle, ya que ambos estaban llenos de la gracia del Espíritu Santo. San Judas fue luego enviado de regreso a Jerusalén, pero San Silas permaneció en Antioquía y asistió celosamente a San Pablo, el Apóstol de los Gentiles, en sus viajes misioneros predicando el Evangelio. Visitaron Siria, Cilicia y Macedonia.


En la ciudad de Filipos fueron acusados ​​de incitar al malestar entre la gente, por lo que fueron arrestados, golpeados con palos y luego encarcelados. A medianoche, cuando los santos estaban en oración, de repente hubo un fuerte terremoto, sus cadenas se aflojaron y las puertas de la prisión se abrieron. El guardia de la prisión, imaginando que los prisioneros habían huido, quería suicidarse, pero el apóstol Pablo lo detuvo. Entonces, temblando, cayó a los pies de los santos, y con fe aceptó sus buenas nuevas acerca de Cristo. Luego los sacó de la prisión y los llevó a su propia casa, donde les lavó las heridas y fue bautizado junto con toda su casa.


Desde Filipos, los santos Pablo y Silas se dirigieron a las ciudades de Anfípolis, Apolonio y Tesalónica. En cada ciudad hicieron nuevos conversos a Cristo y edificaron la Iglesia.


En Corinto, el santo discípulo Silas fue ordenado obispo, y allí realizó muchos milagros y señales, y allí también terminó su vida.


El Santo Discípulo Silvano predicó la Palabra de Dios junto con los principales apóstoles, Pedro y Pablo. En su Primera Epístola, el santo apóstol Pedro lo menciona: "En resumen, te he escrito por medio de Silvano (1 Pedro 5, 12). San Silvano fue nombrado obispo en Tesalónica y allí murió mártir, habiendo sufrido muchos dolores y desgracias por causa del Señor.


Acerca del Santo Discípulo Crescente, el santo apóstol Pablo hace mención en su segunda epístola a Timoteo (2 Timoteo 4:10), diciendo que había ido a predicar a Galacia. Fue nombrado obispo de Calcedonia y más tarde predicó la Palabra de Dios en la Galia (ahora Francia). En la ciudad de Viena (actual Austria), el santo Discípulo Crescente estableció como obispo a su discípulo Zacarías. Habiendo regresado a Galacia, murió mártir bajo el emperador Trajano (98-117).


El Santo Discípulo Epéneto fue nombrado obispo en Cartago. En su epístola a los Romanos, el santo apóstol Pablo escribe: "Salve, mi querido Epéneto, primicias de Asia para Cristo" (Rm 16,5). Tras soportar muchas aflicciones por parte de los idólatras y atraer a muchos de ellos a Cristo, partió con el Señor.


El discípulo Andrónico también es mencionado en esta misma epístola por el apóstol Pablo: "Saludad a Andrónico y a Junias, mis parientes, famosos entre los apóstoles y antes que yo, creyentes en Cristo" (Rom. 16: 7). El Santo Discípulo Andrónico fue obispo en Panonia (actual Hungría).