sábado, 11 de septiembre de 2021

12/09 - Autónomo el Mártir


El Santo Hieromártir Autonómo fue obispo en algún lugar de Italia cuando estalló la violenta persecución del emperador Diocleciano en el año 298 d.C.. Por esta razón, huyó de Italia y llegó a una aldea de Bitinia llamada Sorei, en la parte más oriental del Golfo de Nicomedia. Allí recibió la hospitalidad de un cristiano llamado Cornelio. Después de estar allí largo tiempo, Autónomo construyó una capilla dedicada al Arcángel Miguel y ordenó a Cornelio diácono.


Dejando a Cornelio a cargo de los cristianos que se congregaban con él, el obispo Autónomo partió hacia Licaonia e Isauria para proclamar la fe de Cristo. Más tarde regresó donde Cornelio y lo ordenó sacerdote. Cuando se enteró de que Diocleciano había ido a Nicomedia y estaba muy furioso contra los cristianos, incluido él mismo, huyó a Mantinio y Claudiópolis, ciudades que rodean el Mar Negro, donde proclamó las enseñanzas de la piedad. Al regresar una vez más a Sorei, encontró que la comunidad había prosperado, por lo que ordenó a Cornelio obispo.


Habiendo hecho esto, partió hacia otras partes de Asia Menor, proclamando el fin del engaño de la idolatría y la incredulidad, y sembrando las palabras de piedad y fe. Mientras estaba en un pueblo cerca de Sorei llamado Limne, llevó a sus habitantes a la luz del conocimiento de Dios y los bautizó. Cuando el Mártir y el Jerarca de Cristo logró estas cosas, los cristianos piadosos veían a los griegos impíos constantemente haciendo sacrificios a los demonios en un lugar elevado en una fiesta particular, y actuando de manera indecorosa, por lo que se enfurecieron. Por lo tanto, se alentaron unos a otros y fueron a destruir todos los ídolos. Cuando los griegos se enteraron de esto, decidieron vengarse. Esperaron al momento en que el sirviente del Señor Autónomo realizara la Divina Liturgia. Poco después, el obispo Autonomo estaba oficiando en la Iglesia del Arcángel Miguel en Sorei, y los paganos griegos se presentaron allí armados con piedras, palos y otras armas. Después de golpear a los feligreses con ellas, finalmente mataron a San Autónomo en el Santo Altar mientras realizaba la Divina Liturgia ante el Señor, en el año 313 d.C.


Una piadosa diaconisa llamada María, junto con otras mujeres piadosas, recogieron el santo cuerpo de Autónomo y lo enterraron con honores.


Durante el reinado de Constantino el Grande, se construyó una iglesia sobre la tumba del Santo. Esto tuvo lugar cuando un hombre llamado Severiano se dirigía a su nuevo puesto como gobernador de Egipto. Como temía viajar por mar, hizo un largo recorrido alrededor del golfo por un camino que lo llevó cerca de la tumba de Autónomo. De repente, sus mulas se negaron a avanzar y, por mucho que las azotara, permanecían inmóviles. Un cristiano que allí se encontraba le transmitió a Severiano el mensaje que recibió: que tenía que prometer la construcción de una iglesia allí en honor a San Autónomo y entonces las mulas se moverían. Él hizo la promesa y las mulas inmediatamente continuaron su camino. Cuando regresó, erigió allí una iglesia dedicándosela al Santo Mártir.


En el año 430, cierto sacerdote derribó la antigua iglesia porque el agua estaba entrando por los balcones y temía un gran daño. Sin darse cuenta de que el cuerpo del Santo Hieromártir había sido enterrado debajo de la iglesia construida por Severiano, la reconstruyó en un nuevo lugar junto al mar. Después de otros sesenta años, durante el reinado del emperador Zenón, un hombre de la guardia imperial llamado Juan salió a cazar y disparó a una liebre en el lugar donde estaba enterrado Autónomo. 


Esa noche, el Hieromártr se le apareció en un sueño ordenándole que montara una tienda de campaña donde había disparado a la liebre y que permaneciera allí como su vecino. Juan rápidamente hizo lo que el Santo le dijo. Años más tarde, el Hieromártir se le apareció una vez más, le reveló su identidad y le dijo a Juan que sus reliquias estaban enterradas debajo de la tienda. Impresionado por esta visión, se la contó al emperador Anastasio, quien construyó una iglesia allí. Las reliquias del Santo fueron encontradas incorruptas: el pelo estaba grueso, la piel firme, todos los pelos del bigote estaban todavía en su lugar y los ojos estaban abiertos. La iglesia fue dedicada durante el reinado del emperador Justino II a San Autónomo.



Fuente: laortodoxiaeslaverdad.blogspot.com

Adaptación propia