31/10 - El Santo Hieromártir Epímaco de Egipto


San Epímaco era de Egipto, y desde su juventud vivió en el Monte Pelusio, al igual que Juan el Precursor vivió en el desierto y el Profeta Elías en el Monte Carmelo. Allí, con muchas e incomparables dificultades, se mortificó a sí mismo.


Cuando el malvado juez y gobernador Apeliano llegó a Alejandría durante el reinado de Decio (249-251), persiguió maníacamente a los cristianos, haciendo que muchos de ellos temieran sus tormentos y castigos, por lo que salieron de las ciudades y huyeron a los desiertos. Debido a esto, el bendito Epímaco, movido por el celo divino, descendió de su quietud y entró en el centro de la ciudad de Alejandría, donde arrojó al suelo un altar de ídolos, con valentía de cuerpo y alma y el poder invisible de Dios. 


Entonces Epímaco se armó de justa indignación contra el tirano Apeliano, de modo que, si el tirano no estuviera protegido de su ira por los guardaespaldas que lo contuvieron, el tirano habría acabado siendo un cadáver digno de lágrimas. Debido a esto, Epímaco fue llevado al teatro público, donde lo colgaron de un poste de madera, y su carne fue desgarrada sin piedad con garras de hierro. Allí había una niña ciega de un ojo, que sentía lástima por el Santo y se puso a llorar por los tormentos que estaba sufriendo el atleta de Cristo. De repente, cuando un pedazo de carne de Epimaco fue arrojado al aire, una gota de su sangre cayó sobre el ojo de la chica que estaba mirando, lo que hizo que milagrosamente recibiera su vista. Entonces ella gritó: "¡Grande es el Dios en quien esta víctima cree!". Su cuerpo fue destrozado con piedras afiladas. Cuando los paganos le torturaban, Epímaco gritó: "¡Heridme, escupidme, poned una corona de espinas en mi cabeza, poned una caña en mi mano, dadme hiel para beber, crucificadme en una cruz y perforadme con una lanza! Esto es lo que soportó mi Señor, y yo también quiero soportarlo ".


Después de esto fue arrojado a prisión, donde alentó a los cristianos encarcelados a mantenerse firmes y valientes ante los juicios del martirio, haciendo que se fortalecieran  y fuesen invencibles.


Habiendo permanecido firme en la piedad, la cabeza del atleta de Cristo fue cortada por la espada. Su cuerpo fue enterrado honorable y reverentemente por cristianos donde recibió su martirio final. 


Muchos años después, durante el reinado de Constantino el Grande, un 10 de marzo, su honorable reliquia fue llevada a Constantinopla, y allí fue atesorada en el palacio. El traslado de su reliquias sagradas se conmemora el 11 de marzo.



Fuente: laortodoxiaeslaverdad.blogspot.com

Adaptación propia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.