sábado, 6 de noviembre de 2021

07/11 - Lázaro el Taumaturgo


Nuestro santo Padre Lázaro nació en el año 968 en un pueblo cerca de Magnesia en el río Meandro, en la región de Tesalia. Sus padres eran piadosos y  se llamaban Nicetas e Irene.


En el momento de su nacimiento, una luz cegadora llenó la casa y las mujeres salieron corriendo. Al regresar al interior, encontraron al niño mirando hacia el este, con las manos cruzadas sobre el pecho, como si estuviese rezando.


Se le dio el nombre de Leo en el santo Bautismo. Cuando tenía seis años, sus padres lo enviaron a un sacerdote llamado Leoncio para aprender a leer de los libros de la Iglesia. Tres años después, fue enviado a Orobo, donde el notario Jorge era su maestro. A la edad de doce años, su tío Elías, monje del Monasterio de Calate, se hizo cargo de su educación eclesiástica. La mansedumbre, la humildad, el amor por el estudio y, sobre todo, el celo por la oración y los oficios divinos, se notaban en Leo durante sus días de escuela. En su compasión y amor por los pobres, el niño regalaba los bienes de sus maestros a través de limosnas, y a menudo era reprendido por su generosidad. Ansiaba tanto visitar la Tierra Santa, santificada por la Pasión de Cristo, que se escapó del Monasterio. Su tío le trajo de regreso y le hizo quedarse durante dos años más antes de enviarlo al Monasterio de Estrubilión para completar sus estudios legales con un notario allí. 


Pero Leo pronto superó a su maestro en el arte de las artes y en la ciencia de las ciencias. Tres años más tarde, hizo otro intento de ir a Tierra Santa, pero una vez más fue detenido y obligado a regresar al Monasterio. Aunque diez meses más tarde se le permitió ir a Tierra Santa, con la bendición de un Estilita cercano. 


Sin embargo, se encontró con un santo asceta en el camino que lo persuadió de los peligros de su peregrinación y le aconsejó que ingresara a un monasterio cerca de Atalía. Allí recibió el sagrado hábito angelical, tomando el nombre de Lázaro, y se aplicó celosamente a la vida de ascesis. Le encantaba el ayuno tanto como al glotón le encanta la comida. Se sacudió la pesadez de su carne mediante vigilias para que su alma pudiera volar a las alturas de la contemplación. La renuncia a su propia voluntad y su obediencia a su abad y padre espiritual fueron un ejemplo para todos los hermanos.


Cuando, algún tiempo después, su padre espiritual murió, el nuevo abad permitió que Lázaro se retirara a una cueva cerca del monasterio donde podía conversar solo con el Dios único. Allí, durante siete años, luchó heroicamente contra innumerables tentaciones demoníacas, y luego se dirigió finalmente a Jerusalén.


Después de adorar en la Basílica de la Resurrección y en los otros Lugares Santos, fue al Monasterio de San Sabas, donde fue aceptado en la hermandad. Pero los otros monjes no pudieron hacer frente a su amor por la soledad y el celo ascético, y, dado que ningún compromiso parecía aceptable para el ardiente siervo de Dios, el abad decidió que Lázaro debía irse. Fue al Monasterio de San Eutimio por un tiempo, pero luego regresó a San Sabas, para gran alegría de los hermanos. Permaneció allí como sacristán durante seis años y, a pesar de su reticencia, fue ordenado sacerdote por el Patriarca de Jerusalén. Siguiendo la antigua tradición de los monjes de Palestina, San Lázaro pasaría toda la Gran Cuaresma hasta el Domingo de Ramos en el abrasador desierto, sin haberse llevado nada con él. Dejando que la Divina Providencia dirigiera su camino, se alimentaría de las pocas plantas que crecían allí y bebería la mínima cantidad de agua.


Cuando los sarracenos se apoderaron de Jerusalén y sus alrededores, regresó a su tierra natal con unos pocos compañeros, en obediencia a una revelación divina. 


Al llegar a Éfeso, se unió a dos monjes que vivían en ascesis cerca de una capilla dedicada a Santa Marina, no lejos de la ciudad. Allí construyó una columna con techo donde se dedicó a una mayor ascesis que antes. Después retiró el techo para imitar más de cerca a San Simeón el Estilita en su forma de vida. Permaneció así en todas las estaciones, con todos los climas, expuesto a los elementos y exhibido por Dios como espectáculo para el mundo, para los ángeles y para los hombres, como escribe el Apóstol (1 Cor 4,9). Su renombre se extendió rápidamente, y multitudes venían de todas partes para recibir su bendición, para escuchar sus enseñanzas espirituales y para recibir la comida que distribuía libremente a las muchas personas y a los pobres de entre ellos. Sus dos compañeros, temiendo que su mano abierta no les dejara nada para vivir, decidieron separarse de él, pero vinieron otros discípulos. Construyeron celdas al pie del pilar y ampliaron la capilla.


San Lázaro habitó en este pilar durante siete años. No dormía más que unos breves espacios de tiempo cada día y quedaba satisfecho con una pequeña porción de pan de cebada y unos pocos tragos de agua. Incluso cargó con pesadas cadenas de hierro, una forma de ascesis desaprobada por otros padres santos. Pero el silencio (hesiquia) que buscaba no se encontraba allí, así que, desconocido para todos, bajó de su pilar una noche y abandonó ese lugar. Encontró refugio en una cueva, previamente santificada por el monje Pafnucio, en las laderas empinadas y casi inaccesibles del monte Galesión. Llevaba allí solo seis meses cuando el Metropolitano de Éfeso le ordenó que regresara a Santa Marina para cuidar de sus discípulos.


Sin embargo, regresó al monte Galesión al año siguiente acompañado por cinco monjes. Vivía solo en la cueva, y cada semana los hermanos le traían una jarra de agua y algunas verduras. Solo se fue de allí para ascender a un nuevo pilar construido por él cerca, en el que vivía en completa privación. Un día hizo caer su jarra y estuvo a punto de morir de sed. A medida que llegaron más discípulos, construyeron celdas y una iglesia dedicada al Salvador.


Después de doce años, Lázaro construyó otra celda más arriba en el barranco, a la que se mudó una noche sin contárselo a nadie. Sufrió mucho en esta nueva ermita por los ataques de los demonios, que le arrojaban piedras cuando no podían hacerle caer ante sus sugerencias. En su deseo por querer participar cada vez más plenamente en la Pasión de Cristo, quería seguir el ejemplo de una mujer de la que había oído hablar y que vivía en el hueco cerrado de una columna con solo sus pies visibles, pero al final escuchó el consejo de sus discípulos y de su madre en el sentido de que sería excesivo afligir la carne de esta manera y no contribuiría al crecimiento del hombre oculto del corazón (cf. 1 Ped. 3: 4). Su pilar estaba dedicado a la Santísima Madre de Dios, y se construyó una pequeña iglesia junto a él donde de vez en cuando se servían los Misterios Divinos para el Santo.


Su sed de soledad no se calmó, por lo que Lázaro una vez más abandonó su ermita y tomó su estación final en un pilar dedicado a la Santa Resurrección. Este tercer pilar, como los anteriores, se convirtió en el centro de un asentamiento monástico que contaba con cuarenta monjes a la muerte del Santo, mientras que sus dos fundaciones anteriores tenían solo doce monjes cada uno. Viviendo solo con Dios, entre el cielo y la tierra, el Santo todavía se preocupaba por la vida de sus monjes en cada detalle. El pilar se construyó contra la pared de la iglesia donde había una pequeña ventana, a través de la cual podía supervisar la vigilancia de sus monjes mientras salmodiaban, y pronunciar palabras de salvación a sus visitantes.


Dios le otorgó a Lázaro el don del conocimiento y la profecía. Predijo la fecha de su muerte; pero, cuando sus discípulos le imploraron que permaneciera más tiempo en esta vida para su salvación, le rogó a la Madre de Dios, y le concedió quince años más.


Una semana antes de su muerte, ya de edad muy avanzada, San Lázaro llamó a su discípulo, el monje Nicolás, y dictó un detallado testamento espiritual que firmó el 8 de noviembre de 1054, el día de su dormición, durante el reinado de Constantino Monómaco. Fue enterrado cerca del pilar desde el cual su alma había subido al cielo incluso antes de separarse del cuerpo.



Fuente: laortodoxiaeslaverdad.blogspot.com

Adaptación propia