jueves, 20 de enero de 2022

21/01 - Neófito el Mártir de Nicea


La tradición dice que el Santo Mártir Neófito nació en el año 286 en Nicea de Bitinia de padres cristianos llamados Teodoro y Florencia, y vivió durante el reinado de Diocleciano.


Desde la primera infancia estuvo lleno de la gracia de Dios. Un día, cuando tenía nueve años, estaba en compañía de otros niños que tenían sed, y mientras rezaba en la puerta de una iglesia, golpeó una piedra con un dedo, lo que hizo que de ella surgiera un manantial de agua y leche. Apagó su sed y la de una gran multitud que vino a ver el milagro. En lugar de volverse orgulloso ante tal muestra del poder de Dios a través de sus oraciones, Neófito se humilló y se esforzó por ocultar su forma de vida virtuosa.


Por mucho que el niño buscara ocultar su virtud, el Señor buscaba revelar su favor y darle a conocer como recipiente de gracia. No mucho después de este acontecimiento, su madre Florencia estaba orando una noche para saber lo que Dios tenía reservado para su hijo, y de repente vio una paloma que bajaba del cielo y se posó en la cama vacía de Neófito. Cuando preguntó por qué la paloma había descansado sobre la cama de su hijo, la paloma respondió milagrosamente con voz humana: «El Espíritu Santo me envió volar sobre la cama de Neófito para que pudiera expulsar todo asalto del enemigo y preservar su ropa de cama pura y sin mancha». Esto fue seguido por una luz inefable que descendió. Abrumada por las visiones y los sonidos, la pobre mujer cayó muerta. Cuando Neófito regresó a su casa y los vecinos le informaron de que su madre había expirado, no se afligió como quien no tiene esperanza, sino que consoló a su padre, que vino corriendo del campo con lágrimas, y luego tomó a su madre muerta de la mano y dijo: «Levántate, oh madre, por cuanto el Señor lo ha querido, ya has dormido lo suficiente». Entonces su alma regresó al cuerpo y, después de su recuperación, les dijo a todos los presentes que había visto una paloma sobre la cama de Neófito, y todos vieron al animal y lo oyeron decirle a Neófito que debía partir de su hogar y vivir una vida dedicada a Dios. Tomando en serio lo que había oído de la paloma, Neófito, con solo diez años, se fue al Monte Olimpo en Bitinia acompañado por la paloma, y se convirtió en uno de los primeros ermitaños de la región, que siglos después se convirtió en una fortaleza monástica. Guiado por la paloma, Neófito alcanzó una altura elevada y entró en una cueva. Allí el joven se encontró con un temible león, que salió de la cueva en paz cuando el niño se lo ordenó. En esta cueva, Neófito vivió una vida de oración, ayuno y ascetismo, contemplando las cosas maravillosas de Dios y sostenido por el pan celestial traído por un ángel.


Un año después, cuando tenía once años, Neófito recibió una orden celestial de regresar a su tierra natal y ayudar a sus padres, que estaban al final de sus vidas. Mientras estuvo en Nicea no dejó de vivir la vida que vivió como ermitaño en el Olimpo. Tras la muerte de sus padres, distribuyó toda su herencia entre los pobres y regresó a su cueva.


Cuando Neófito tenía quince años, un ángel del Señor le ordenó a  que regresara nuevamente a Nicea para ser perfeccionado a través del glorioso martirio. Ansioso, fue y se plantó en el anfiteatro ante el tiránico gobernador Máximo, cuya persecución de los cristianos había traído el terror a la ciudad. Allí proclamó a Cristo como Dios verdadero y la ignorancia y la vanidad de adorar ídolos. Debido a ello, el joven radiante fue capturado y llevado para ser torturado. Desnudo, fue suspendido de una cuerda, rasgado y fustigado. Luego recibió quinientos golpes con varillas y nuevamente fue rasgado y fustigado. Tras derribarlo, los verdugos aplicaron vinagre y sal a sus heridas para provocar un amargo dolor. Mientras tanto, Neófito no dejó de predicar el evangelio de Cristo a sus verdugos. Soportando todos sus tormentos con una fe firme, Neófito fue sometido a que todos sus miembros corporales le fuesen quebrados, sin dejar nada intacto. Sin embargo, el tirano se mostró desesperado cuando descubrió que, incluso después de tal tormento, no podía inducir al niño imberbe a renunciar a Cristo y ofrecer sacrificios a los ídolos. Luego lo llevaron al templo de Hércules, donde fue encendido un horno grande y aterrador, y metieron a Neófito dentro durante tres días para que fuese consumido por completo. Sin embargo, para terror de todos los paganos, Neófito emergió del horno tres días después, sano y sin lesiones, así como sin heridas. Luego el Santo Mártir fue enviado para ser devorado por tres bestias salvajes que no habían sido alimentadas durante cinco días, pero como Adán en el Paraíso, Neófito calmó la ferocidad del oso, del leopardo y del león (que era el mismo que habí encontrado en su cueva). Entonces el tirano, que era más insensato que las bestias irracionales, ordenó que el cuerpo de Neófito fuera perforado con barras hasta que muriera. Sin embargo, aunque lleno de atormentadoras barras, Neófito permaneció de pie y sin miedo. Esto enfureció a Máximo en tal medida que él mismo tomó una lanza y corrió contra Neófito, penetrando su corazón. Después de tales tormentos indescriptibles, Neófito obtuvo la corona del martirio. Corría el año 302.



Fuente: laortodoxiaeslaverdad.blogspot.com

Adaptación propia