sábado, 22 de enero de 2022

23/01 - El Santo Hieromártir Clemente, Obispo de Ancira, y el Santo Mártir Agatángelo el Diácono


Clemente nacío en el año 258 d. C. en la ciudad de Ancira de un padre pagano y una madre cristiana. Su piadosa madre Eufrosine profetizó que su hijo moriría una muerte de mártir, y partió de este mundo cuando Clemente tenía doce años. Su amiga Sofía recibió a Clemente en su hogar como a un hijo y participó en criarlo en el espíritu cristiano. 


Clemente era tan famoso a causa de su vida virtuosa que fue elegido obispo de Ancira a los veinte años. En su juventud alcanzó la sabiduría de un adulto maduro, y a través de grandes privaciones domesticó y conquistó su cuerpo. Clemente se alimentaba sólo de pan y verduras, y no comía nada matado o ensangrentado.


Durante el reino de Diocleciano fue torturado horriblemente, «como nadie jamás, desde la fundación del mundo». Pasó veintiocho años en vicisitudes y en calabozos. Once diferentes verdugos lo atormentaron una y otra vez. Cierta vez que lo golpearon en la cara, lo escupieron, y le rompieron los dientes, Clemente dijo a Domenciano, su verdugo: «Me haces un gran honor, oh Domenciano, y no me torturas, pues he aquí que la boca misma de mi Señor Jesucristo fue también golpeada y golpeada su cara, y yo, el indigno, ahora soy hallado digno de sufrir esto!».


Cuando Clemente fue llevado a Roma para comparecer ante el emperador Diocleciano, este colocó varias instrumentos de tortura en un lado, y en el otro, premios tales como condecoraciones, ropas y dinero—todo cuanto el emperador podía otorgar. Entonces dijo a Clemente que escogiera. El mártir de Cristo miró con el desprecio todos los dones del Emperador, y escogió los instrumentos de tortura. Clemente fue torturado de un modo inaudito: arrancaban pedazos de su cuerpo para que sus blancos huesos se viesen bajo su carne. Finalmente fue decapitado por un soldado en Ancira en el año 312 d. C. (otros dicen que en 296) mientras celebraba la Divina Liturgia como obispo en la iglesia.


En cuanto a San Agatángelo, que procedía de Roma y a quien se conmemora este mismo día, fue decapitado junto a San Clemente (que lo había bautizado y ordenado diácono).


El erudito Delahaye describe así en 1905 la tradición medieval que detalla el martirio de los Santos que nos ocupan:


Los verdugos colgaron a Clemente, desgarraron su carne con dientes de hierro, le golpearon con piedras sus labios y mejillas; lo ataron a una rueda, lo golpearon con palos y lo cortaron horriblemente con cuchillos; le arrojaron picas a la cara, le rompieron las mandíbulas, le arrancaron los dientes y le aplastaron los pies con cadenas de hierro. Luego azotaron a ambos mártires y los suspendieron de una viga; chamuscaron sus cuerpos con antorchas y los arrojaron a las bestias salvajes. Les metieron hierros al rojo vivo bajo las uñas, los enterraron en cal viva y los dejaron así durante dos días. Después les arrancaron fragmentos de piel y los volvieron a azotar. Los pusieron sobre grillas de hierro calentadas al blanco vivo; los arrojaron a un terrible horno donde quedaron por un día y una noche. Una vez más les arrancaron la piel con ganchos de metal; luego armaron una especie de trilla y la arrojaron contra sus dientes. A Agatángelo le arrojaron plomo fundido sobre la cabeza; lo arrastraron por el pueblo con una piedra atada al cuello y lo apedrearon. Sólo a Clemente le perforaron las orejas con agujas al rojo vivo, lo quemaron otra vez con antorchas y le golpearon la cabeza con un palo.



Fuente: crkvenikalendar.com / Wikipedia