24/03 - Artemón el Presbítero


El Hieromártir Artemón era hijo de padres cristianos en Laodicea, Siria, en la primera mitad del siglo III. Desde su juventud, se dedicó al servicio de la Iglesia, sirviendo como lector durante dieciséis años. Por su entusiasmo en los servicios de la Iglesia, fue ordenado diácono por el obispo Sisinio. San Artemón también cumplió este oficio con fervor y diligencia durante veintiocho años y luego fue ordenado sacerdote. En esta posición, San Artemón sirvió a la Iglesia de Dios durante treinta y tres años, predicando el cristianismo entre los paganos.


Cuando el emperador Diocleciano (284-305) comenzó su feroz persecución contra los cristianos, San Artemón ya era de avanzada edad. El emperador emitió un edicto ordenando a los cristianos que ofrecieran sacrificios a los ídolos. San Sisinio, sabiendo de la inminente llegada del comandante militar Patricio a Laodicea, fue con el sacerdote Artemon y otros cristianos al templo de la diosa Artemisa. Allí destrozaron y quemaron los ídolos, reduciéndolos al polvo.


Después San Sisinio y San Artemón reunieron al rebaño en la iglesia y exhortaron fervientemente a los cristianos a permanecer firmes en la fe y no temer las amenazas de los torturadores. Cuando llegó a Laodicea, Patricio celebró un festival de cinco días en honor de los dioses paganos, y luego fue al templo de Artemisa para ofrecer sacrificios. Se enteró de quién había destruido el templo y fue con un destacamento de soldados a la iglesia donde los cristianos rezaban. Cuando se acercó a la iglesia, Patricio sintió un escalofrío repentinamente y luego tuvo una alta fiebre que lo dejó apenas con vida. Lo llevaron a casa y lo acostaron. “Los cristianos me han maldecido, y su Dios me atormenta", dijo a los que lo rodeaban. Aunque Patricio rezó a los ídolos, estos no aliviaron sus sufrimientos. Envió un mensajero a San Sisinio y solicitó su ayuda, prometiendo instalar una estatua de oro del obispo en el centro de la ciudad. El Santo respondió: "Guarda tu oro, pero si crees en Cristo, Él te sanará". Patricio tenía miedo de morir, por lo que declaró que creía en Cristo, y la aflicción lo abandonó. Pero incluso este milagro no afectó el alma obstinada del pagano.


Aunque no tocó a San Sisinio, hizo cumplir el edicto imperial contra otros cristianos en la ciudad de Cesarea. En el camino se encontró con San Artemón, que era seguido por seis burros salvajes y dos ciervos. Cuando Patricio le preguntó cómo podía controlar a estas bestias salvajes, San Artemón respondió que las sostenía con la palabra de Cristo. Patricio se enteró por los paganos de que el viejo era el mismo Artemón que había destruido el templo pagano de Artemisa. Ordenó que fuera arrestado y llevado a la ciudad de Cesarea. San Artemon fue con los soldados sin miedo, pero ordenó a los animales que fueran donde San Sisinio. Al ver a los animales, el obispo Sisinio preguntó: "¿Por qué han venido estos animales aquí?". Según la tradición, una cierva recibió de Dios el don de hablar y dijo: “El impío Patricio está reteniendo al siervo de Dios Artemón, y lo llevan encadenado a Cesarea. Nos ordenó que viniéramos aquí para darte esta noticia” El obispo envió al diácono Fileas a Cesarea para verificar esta información.


En Cesarea, Patricio llevó a San Artemó a juicio y trató de obligarlo a ofrecer sacrificios en el templo de Asclepio. En este templo pagano vivían muchas víboras venenosas. El sacerdote pagano nunca abrió las puertas, ni colocó el sacrificio ante el ídolo. Pero San Artemón, invocando el nombre de Jesucristo, entró en el templo y liberó a las serpientes. Los paganos huyeron, pero el Santo los detuvo y mató a las serpientes por su exhalación. Uno de los sacerdotes paganos, Vitalio, creyó en Cristo y le pidió a San Artemón que lo bautizara.


Patricio pensó que San Artemón mataba a las serpientes mediante brujería, y nuevamente lo interrogó y lo torturó. Entonces la cierva que había hablado llegó a Cesarea. Esta se tumbó a los pies del mártir, lamiéndose las heridas. Por orden de Dios, la cierva volvió a hablar, denunciando a los paganos impíos. Dirigiéndose a Patricio, la predijo que sería capturado por dos aves rapaces y arrojado a un caldero de brea ardiente. Patricio se enfureció porque había sido censurado por una bestia salvaje. Entonces ordenó a sus soldados que dispararan a la cierva con flechas, pero ella escapó. Temeroso de que los milagros realizados por San Artemón atrajeran a más personas hacia él, dio órdenes de ejecutarlo. Llenaron una enorme caldera con brea hirviendo con la intención de arrojar al Santo dentro. Patricio cabalgó hasta la caldera a caballo para ver si la brea estaba hirviendo. Entonces dos ángeles en forma de águilas tomaron a Patricio y lo arrojaron a la caldera. Su cuerpo fue consumido de tal modo que no quedó un solo hueso. 


Al ver el milagro, todos huyeron excepto San Artemón, que bendijo y glorificó a Dios. Cuando el Santo terminó su oración, un manantial de agua salió del suelo. San Artemón bautizó al sacerdote pagano Vitalio y a muchos otros paganos que habían llegado a creer en Cristo. A la mañana siguiente, San Artemón dio de comulgar a los recién bautizados los Santos Misterios. Muchos de los bautizados fueron ordenados para el diaconado y el sacerdocio, y Vitalio fue nombrado obispo de Palestina.


El hieromártir Artemón, instruido por la voz de Dios, fue y predicó el Evangelio en la costa de Asia Menor. Entonces se le apareció un ángel y lo transportó al lugar que le había sido revelado, donde convirtió a muchos a Cristo, sanando muchas enfermedades y limpiándolos de los demonios.


Los paganos se apoderaron del Santo y lo decapitaron en 303.



Fuente: laortodoxiaeslaverdad.blogspot.com / www.heiligenlexikon.de

Adaptación propia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.