domingo, 25 de abril de 2021

26/04 - Basilio (Basileo) el Santo Mártir, Obispo de Amasea


En la versión jeronimiana de la Crónica de Eusebio, bajo la 275ª Olimpiada (es decir, entre el 321 y el 324), se inscribe que Basilio (o Basileo), obispo de Amasea en el Ponto, sufrió martirio bajo el reinado de Licinio. De hecho, entre las firmas de los que asistieron a los concilios de Ancira y de Neocesarea en 314 se encuentra un Basileo de Amasea, y el propio Eusebio, en su Historia Eclesiástica (X,8), relata que en tiempo de Licinio los cristianos eran tratados con gran crueldad, especialmente en Amasea y otras ciudades del Ponto, y que en particular el gobernador infligió a varios obispos las penas ordinarias de los malhechores.


San Atanasio menciona al gran Basilio del Ponto entre los obispos que en los primeros años de la cuarta centuria mantuvieron con firmeza la consustancialidad del Hijo con el Padre; esa referencia es evidente que apunta al obispo mártir de Amasea.


Las «Actas» del martirio de Basilio, que se suponen escritas por un testigo presencial, un presbítero llamado Juan, cuentan, entre otras cosas, que Basilio dio refugio a una joven cristiana de nombre Glafira, criada de Constancia, mujer de Licinio, y que el emperador, por esta injerencia de Basilio en sus asuntos, se enfureció sobremanera. Sin embargo, cuando los soldados fueron por ellos, Glafira ya había perecido, por lo que San Basilio fue llevado solo a Nicomedia y allí decapitado. Su cuerpo fue arrojado al mar pero, por una revelación divina, fue encontrado y llevado de vuelta a Amasea.



Fuente: eltestigofiel.org

Adaptación propia