martes, 4 de mayo de 2021

05/05 - El icono de la Santísima Madre de Dios «Cáliz Inagotable»


El icono de la Santísima Madre de Dios «Cáliz Inagotable» se reveló en Rusia en 1878.


Un soldado retirado de Tula se había gastado su pensión en alcohol y arruinado su salud. Aunque ya no podía caminar, siguió bebiendo.


Una noche el santo Anciano Barlaán de Serpujov se le apareció en un sueño y le dijo que se dirigiera al Monasterio de Serpujov, dedicado a la Entrada de la Santísima Madre de Dios en el Templo, y le dijo: «Haz que se celebre una Paráclesis ante el icono del Cáliz Inagotable». Como el soldado no tenía dinero y no podía caminar, no hizo caso del sueño. El Anciano se le apareció una segunda y una tercera vez, hablándole cada vez con más severidad.


Así pues, a gatas, el soldado fue capaz de llegar al pueblo vecino y se alojó en la casa de una anciana que le hizo unas curas en las piernas, por lo que empezó a sentirse mejor. Al día siguiente, continuó su viaje con dos muletas, luego con una sola y finalmente llegó al Monasterio.


El soldado les describió sus sueños a los monjes, ninguno de los cuales había oído hablar del Cáliz Inagotable. Finalmente uno de ellos se acordó de un icono en el que aparecía un cáliz, y resultó que en la parte posterior ponía: «El Cáliz Inagotable». Tras el Oficio de Paráclesis, el campesino regresó a casa con la salud recuperada y curado del alcoholismo.


La noticia del milagro se extendió, por lo que muchos alcohólicos con sus familias empezaron a llegar al Monasterio para rezar ante el icono. Muchos de ellos volvían posteriormente para darle las gracias a la Madre de Dios por haber respondido a sus oraciones.


Cada domingo se celebra en el Monasterio de Serpujov-Viotsk una Paráclesis con un Acatisto ante el icono por la salud de los adictos al alcohol.