domingo, 9 de mayo de 2021

10/05 - Simón el Zelote y Apóstol


En la lista de los doce apóstoles es nominado en el undécimo puesto, llamándolo Simón el Cananeo (Mateo, 10, 4; Marcos, 3, 18). San Lucas, sin embargo lo pone en el décimo puesto y lo llama Simón el Zelote (Lucas, 6, 15 y Hechos, 1, 13). El significado de este doble apelativo es el mismo: “ardiente de celo” por la ley y por la práctica del culto (Gálatas, 1, 14), lo que el profetas Elías llamaba “ardiente de celo por Iahweh” (Primero Reyes, 19, 10).


Hay quien afirma que Simón era el novio de las Bodas de Caná de Galilea, donde el Señor convirtió el agua en vino (el primero de sus milagros, Juan 2,1-11); según algunos, se le llama cananeo por proceder de Caná (otros dicen que de Canaán).


El nombre Simón significa ‘el que oye’.


La tradición bizantina dicen que Simón predicó en África y en Gran Bretaña.


En el siglo IX, el monje Epifanio afirmaba que en Bósforo había reliquias de San Simón y que una tumba del santo existía en Nicopsis, en el Cáucaso occidental y que allí, desde el siglo VI, había una iglesia a él dedicada por parte de los griegos. Esta tumba de Nicopsis es también recordada en la “Vita” georgiana de San Gregorio el Hagiorita.


Normalmente se le representa junto con los demás apóstoles: representaciones del Cenáculo y de Pentecostés, en la Dormición de la Virgen, en los grandes mosaicos bizantinos que coronan al Cristo Pantocrator, etc. Pero particularmente, se le representa junto a San Judas Tadeo, junto al cual sufriría el martirio en su defensa de la fe en contra del culto a los ídolos.


Su culto está muy difundido en todo el mundo cristiano.



Fuente: preguntasantoral (Antonio Barrero) / GOARCH