lunes, 9 de mayo de 2022

10/05 - Simón el Zelote y Apóstol


El nombre Simón significa ‘el que oye’.


Casi nada sabemos de Simón más que su nombre, llamado por Mateo y Marcos «el cananeo», mientras que por Lucas/Hechos, «el zelote». Puede ser que con ese apodo se refiera a los «zelotes» (que podría traducirse como «llenos de celo»), un grupo radical dentro de los tantos que conformaban el polifacético judaísmo de la época; estos zelotes se oponían a la dominación romana, y al sincretismo cultural que ello traía aparejado. Se comprende que Jesús -que hablaba de una inminente instauración del Reino de Dios- atrajera la atención de estas corrientes. Aunque algunos autores afirman que los zelotes, como grupo de resistencia, nacieron algunas décadas después, así que este adjetivo indicaría más bien el hecho de que era un celoso cumplidor de la Ley, que más que un problema con la dominación romana, lo tenía con los judíos de mentalidad más relajada. No parece claro qué podía atraer de Jesús, que comía con publicanos y pecadores, a alguien que mereciera el apodo de «legalista celoso»; sin embargo, el mismo Jesús que comía con publicanos y pecadores dijo que no caería ni una «iod» de la Ley. Sin duda que Jesús se supo atraer a todas las sensibilidades, a un recaudador de impuestos como Leví y a un celoso cumplidor como Simón, y a cada uno le enseñó, y le exigió -y le exige- renunciar a sus criterios exclusivistas para abrazar los criterios de inclusividad del Reino.


El apelativo «cananeo» podría corresponder al gentilicio de «nacido en Caná» (aldea que conocemos por las bodas narradas por Juan), sin embargo podría ser también -y en general la crítica actual toma este partido- la forma aramea original (qan'ana) del nombre «zelote», que es griego y que, por tanto, no es la forma original del apelativo. Otros dicen que procedería de Canaán.


Hay quien afirma que Simón era el novio de las Bodas de Caná de Galilea, donde el Señor convirtió el agua en vino (el primero de sus milagros, Juan 2,1-11).


Por lo demás a Simón a no se le atribuye ninguna anécdota dentro de los evangelios; es uno de los Doce, y sólo lo podemos imaginar actuando como coro, ya que cuanto se habla de Simón en el NT se refiere a Simón Pedro. No sabemos, por tanto, tampoco cómo continuó el curso de su vida ni cómo murió, más allá de la suposición general de que los Doce sufrieron la misma suerte martirial que el Maestro.


La tradición bizantina dicen que Simón predicó en África y en Gran Bretaña.


En el siglo IX, el monje Epifanio afirmaba que en Bósforo había reliquias de San Simón y que una tumba del santo existía en Nicopsis, en el Cáucaso occidental y que allí, desde el siglo VI, había una iglesia a él dedicada por parte de los griegos. Esta tumba de Nicopsis es también recordada en la “Vita” georgiana de San Gregorio el Hagiorita.


Normalmente se le representa junto con los demás apóstoles: representaciones del Cenáculo y de Pentecostés, en la Dormición de la Virgen, en los grandes mosaicos bizantinos que coronan al Cristo Pantocrator, etc. Pero particularmente, se le representa junto a San Judas Tadeo, junto al cual sufriría el martirio en su defensa de la fe en contra del culto a los ídolos.


Su culto está muy difundido en todo el mundo cristiano.



Fuente: preguntasantoral (Antonio Barrero) / goarch.org / eltestigofiel.org