martes, 25 de mayo de 2021

IV Miércoles después de Pascua - Mediopentecostés


En el punto medio entre las grandes fiestas de Pascua y Pentecostés, el día vigésimo quinto, que cae siempre en miércoles, es una de las fiestas más queridas para los cristianos de rito bizantino más devotos, y es conocida simplemente como Mediopentecostés. Mediopentecostés es al Pentecostarion lo que el Tercer domingo de la Gran Cuaresma, que honra a la Santa Cruz, es para el período de la Gran Cuaresma. Es un día que nos ayuda a enfocarnos en el tema central de todo el período. Mientras que el punto medio de la Gran Cuaresma nos recuerda que debemos llevar la Cruz de Cristo con valor para que podamos morir diariamente con Cristo para experimentar la resurrección de nuestro Señor, el punto medio del Pentecostarion nos ilumina con respecto al tema de los cincuenta días siguientes a Pascua, que es la adquisición del Espíritu Santo, derramado como un regalo a todos los fieles que participan del Agua Viva que es el mismo Cristo.


El tema central a lo largo del período del Pentecostarion, por lo tanto, es el agua. Este se convierte en el tema central del período porque es el tema central del Evangelio de Juan, que leemos en su totalidad durante el Pentecostarion y que naturalmente deriva en los Hechos de los Apóstoles, que también se leen durante este período en su totalidad.


Este tema aparece por primera vez en la misma Pascua, en el alegre Canon de la Fiesta de las Fiestas, escrito por San Juan Damasceno, cuando nos invita a "tomar una nueva bebida", no "surgida de una roca estéril", como en el Antiguo Testamento bajo Moisés, sino que más bien "brota de la tumba de Cristo". Luego, durante la Liturgia Divina Pascual, el sacerdote sale con el Evangelio y canta en voz alta el Salmo 67:27 diciendo: "En las congregaciones bendecid a Dios, el Señor de los manantiales de Israel".


Cuando se termina la Renovación o la Semana Brillante, la Iglesia establece sabiamente dos domingos para eliminar todas las dudas relacionadas con la Resurrección de Cristo, la del domingo de Santo Tomás y el domingo de las Mujeres Miróforas. Esto se hace para garantizar que todos participemos del Agua Viva que solo el Señor resucitado puede dar. Los siguientes tres domingos, a medida que nos acercamos a Pentecostés, el tema del agua se vuelve cada vez más central en los himnos de la Iglesia. Así, nos encontramos un domingo en la piscina de ovejas con el paralítico, luego en el pozo de Jacob con la mujer samaritana, y finalmente en la piscina de Siloé con el ciego.


Durante este período festivo escuchamos acerca del "Agua Viva" que, si uno participa de ella, "nunca tendrá sed". Se nos enseña que es nuestro mismo Salvador esta Agua Viva, y participamos de Él a través de las aguas bautismales y de la Copa de la Vida que surgió de Su costado en Su crucifixión para la remisión de los pecados y la vida eterna (brotó sangre y agua).


Luego, en Pentecostés, llovió la gracia increada de Dios sobre nuestras almas y cuerpos secos para que podamos ser fructíferos y tener una gran cosecha como escuchamos en el santo Evangelio en ese día: "Si alguno tiene sed, venga a Mí y beba". Finalmente, el Pentecostarion concluye con la fiesta de todos los santos, es decir, aquellos que participaron de las "aguas de la piedad", que es la cosecha de la efusión del Espíritu Santo.


Los Padres de la Iglesia nos enseñan que la fiesta de Mediopentecostés se encuentra en medio del período de cincuenta días desde la Pascua hasta Pentecostés como un poderoso río que fluye de la gracia divina y que tiene como fuente estas dos grandes fiestas. Pascua y Pentecostés se unen en Mediopentecostés. Sin Pascua no hay Pentecostés y sin Pentecostés no hay propósito para la Pascua.


Leemos con más detalle en el Gran Libro de las Horas:


"Después de que el Salvador sanó milagrosamente al paralítico, los judíos, especialmente los fariseos y los escribas, fueron movidos a envidia y lo persiguieron, y trataron de matarlo, usando la excusa de que no guardaba el sábado, ya que hizo milagros en ese día. Jesús se marchó a Galilea. Cerca de la mitad de la Fiesta de los Tabernáculos, subió de nuevo al templo y enseñó. Los judíos, maravillados por la sabiduría de sus palabras, dijeron: "¿cómo sabe este hombre las letras, sin haber aprendido? " Pero Cristo primero les reprochó su incredulidad e ilegalidad, y luego les demostró por la Ley que intentaban asesinarlo injustamente como forma de despreciar la Ley, ya que había sanado al paralítico en el día de reposo.


Por lo tanto, dado que las cosas de las que habló Cristo en medio de la Fiesta de los Tabernáculos están relacionadas con el domingo del Paralítico que acaba de pasar, y como ya hemos llegado al punto medio de los cincuenta días entre Pascua y Pentecostés, la Iglesia ha designado esta fiesta presente como un vínculo entre las dos grandes Fiestas, uniendo, por así decirlo, las dos en una y compartiendo la gracia de ambas. Por lo tanto, la fiesta de hoy se llama Mediopentecostés y la lectura del Evangelio, "En la mitad de la fiesta", aunque se refiere a la Fiesta de los Tabernáculos, se usa.


Cabe señalar que había tres grandes fiestas judías: la Pascua, Pentecostés y la Fiesta de los Tabernáculos. La Pascua se celebraba el 15 de Nisán, el primer mes del calendario judío, que coincide aproximadamente con nuestro marzo. La fiesta conmemoró el día en que a los hebreos se les ordenó que comieran el cordero al anochecer y ungieran las puertas de sus casas con su sangre. Luego, habiendo escapado de la esclavitud y la muerte a manos de los egipcios, pasaron por el Mar Rojo a la Tierra Prometida. Se llama 'la fiesta de los Panes sin Levadura' porque comían pan sin levadura durante siete días. Pentecostés se celebraba cincuenta días después de la Pascua, en primer lugar, porque las tribus hebreas habían llegado al Monte Sinaí después de salir de Egipto, y allí se recibió la Ley de Dios; en segundo lugar, se celebró para conmemorar su entrada en la Tierra Prometida, donde también comieron pan, después de haber sido alimentados con maná durante cuarenta años en el desierto. Por lo tanto, ellos ofrecían a Dios un sacrificio de pan preparado con trigo nuevo. Finalmente, también celebraban la Fiesta de los Tabernáculos del 15 al 22 del "séptimo mes", que corresponde aproximadamente a nuestro mes de septiembre. Durante este tiempo, vivían en cabañas hechas de ramas en conmemoración de los cuarenta años que pasaron en el desierto, viviendo en tabernáculos, es decir, en tiendas de campaña (Ex. 12: 10-20; Lev. 23 LXX). "


La Fiesta de la Mediopentecostés se celebra durante toda una semana hasta el miércoles siguiente, por lo que es una fiesta de ocho días. Durante todo este tiempo, los himnos de Mediopentecostés se unen con los de la Pascua. Debido al tema del agua, tradicionalmente la Iglesia celebra la Bendición Menor de las Aguas en este día, preferiblemente con una procesión con la Santa Cruz hasta una fuente de agua. El tema de la fiesta no solo invoca al agua, sino que, más importante aún para la cronología del Evangelio, honra a Cristo como Maestro y Sabiduría a medida que se revela entre las historias del paralítico y la del hombre ciego. Durante este tiempo se nos dice: "a la mitad de la fiesta, Jesús subió al templo y enseñó ... Jesús les respondió y dijo: -Mi doctrina no es mía, sino del que me envió. Si algún hombre hace Su voluntad, él sabrá de la doctrina, ya sea de Dios o si hablo de mí mismo "(Juan 7: 14-30). El icono para esta fiesta representa al joven Jesús enseñando a los ancianos en el Templo (Lucas 2:46, 47), momento en el que Jesús se reveló a sí mismo como un maestro o rabino. Los iconos bizantinos tradicionales representan a Jesús como más grande que los ancianos, mostrando su estado espiritual superior.


Dado que los himnos de la Iglesia invocan y alaban a nuestro Señor como la Sabiduría de Dios mencionada en el Libro de Proverbios del Antiguo Testamento, es tradicional que todas las iglesias nombradas en honor a la Santa Sabiduría celebren su fiesta en este día. De hecho, el erudito griego Constantine Kalokyre ha escrito un estudio titulado "Las iglesias de la sabiduría de Dios y la fecha de su celebración", que apareció en el periódico San Gregorio Palamás, no. 71 (723) (1988), pp. 538-617. En este estudio, se llega a la conclusión de que la Gran Iglesia de Santa Sofía en Constantinopla celebraba su fiesta en Mediopentecostés.



Fuente: laortodoxiaeslaverdad.blogspot.com

Adaptación propia