13/06 - Trifilo el Obispo de Nicosia


San Trifilo, Obispo de Leucosia (la miderna Nicosia), probablemente nació en Chipre, y recibió su educación en Berito (Beirut, en el Líbano). Era muy inteligente y elocuente.


Viviendo en una época de persecución contra los cristianos, también fue durante este tiempo en el que se convirtió en cristiano. A pesar de su excelente educación, Trifilo regresó a Chipre y eligió como guía a un hombre que no era aficionado a los libros ni erudito, sino uno de brillante santidad y simplicidad: San Espiridión de Tremitunte. 


Finalmente, Trifilo fue ordenado diácono y siguió a Espiridión, obispo de Tremitunte. Cuando Espiridión viajó a Nicea para el Primer Sínodo Ecuménico en 325, Trifilo lo acompañó como su diácono. Trifilo quedó encantado con el hermoso palacio, la majestuosa figura del emperador y la pompa de la vida del palacio. Espiridión dijo: "¿Por qué estás asombrado? ¿Todo esto hace que el emperador sea más justo? Todos ellos, emperadores y dignatarios por igual, morirán y se unirán con los más pobres ante el tribunal de Dios. Uno debe buscar las bendiciones eternas y la gloria celestial ".

A su regreso a Chipre, la gente de Leucosia solicitó que Trifilo fuera su obispo, convirtiéndose así en el primer obispo de dicha ciudad. Todavía había muchos idólatras en su diócesis, por lo que su predicación era muy simple, pero llena de poderosa convicción. 


Su hogar estaba abierto todo el día y toda la noche. Recibía a los pobres, a los huérfanos, a las viudas y a los enfermos y les daba consuelo. Sirvió como pastor de su rebaño con mucho celo y amor, algo que aprendió de su maestro y padre espiritual, San Espiridión.


Cuando el emperador Constancio II (337-361) cayó gravemente enfermo en Antioquía, al no recibir ayuda de los médicos, recurrió a Dios. En un sueño vio a un ángel, que lo dirigió a un grupo de jerarcas. Señalando a dos de ellos, el ángel dijo que solo a través de ellos podría recibir curación. Constancio emitió un edicto imperial, ordenando a los obispos locales que se reunieran. El obispo Espiridión también recibió esta orden, y fue al emperador con su discípulo, el obispo Trifilo. El enfermo los reconoció de inmediato como los sanadores indicados por el ángel. Se inclinó ante ellos y les pidió que rezaran por su salud. San Espiridión con una oración tocó la cabeza del emperador y se recuperó.


Trifilio solía visitar a Espiridión mientras ambos servían como obispos. Una vez pasaron por una zona de viñedos y jardines de especial belleza y abundancia, llamada Parimno. San Trifilo, atraído por la belleza de la naturaleza, consideró cómo podrían explorar esta tierra. Espiridón discernió los pensamientos de Trifilo y dijo: "¿Por qué siempre piensas en las bendiciones terrenales y transitorias? Nuestra habitación y riquezas están en el cielo, por lo que debemos luchar". 


De este modo, San Espiridión condujo a su discípulo hacia la perfección espiritual, que San Trifilo logró a través de las oraciones de su instructor. Trifilo tenía un alma caritativa, un corazón sin malicia, una fe correcta y amor hacia todos, y muchas otras virtudes. Una vez, un Sínodo de obispos se reunió en Sárdica (moderna Sofía, Bulgaria). Los Padres del Sínodo solicitaron que el Obispo Trifilo, conocido por su erudición y elocuencia, se dirigiera a la gente. Hablando sobre la curación del paralítico por el Señor (Marcos 2:11), en lugar de la palabra "cama", usó la palabra "taburete plegable", ("σκίμποδα"). Impaciente por la interpretación imprecisa del texto del Evangelio, San Espiridión le dijo a San Trifilo: "¿Eres mejor que Aquel que dijo 'cama', para que te avergüences de Su redacción?" y abruptamente salió de la iglesia. De esta manera, San Espiridión le dio a San Trifilo una lección de humildad para que no se enorgulleciera de su propia elocuencia.


A partir de la herencia que le dejó su madre, Trifilo construyó un monasterio en Leucosia llamado Odegetria (o Crisodegetria, traducido como Guiadora o Guiadora de oro) junto con un cementerio. Junto con este monasterio masculino, también construyó un convento para mujeres donde se dice que su madre fue monja. Fue en este convento donde las monjas que viajaban a Tierra Santa se detendrían y recibirían hospitalidad tanto al salir como al irse. Sin embargo, se cree que ambos monasterios fueron destruidos por los árabes siglos después, aunque algunos creen que la iglesia actual llamada "Faneromeni" (Revelada, Mostrada) está construida sobre el Monasterio de Odegetria. 


El santo durmió en el Señor en la vejez alrededor del año 370, y fue enterrado en el Monasterio de Odegetria. El peregrino ruso Abad Daniel vio las reliquias de San Trifilo de Chipre a principios del siglo XII. Había una iglesia dedicada al santo en Leucosia, pero fue destruida en algún momento.


En el Cronicón de Leoncio Maqueras, escrito en el siglo XV, se registra que, cuando los árabes sarracenos buscaban un tesoro, abrieron la tumba de San Trifilo. En lugar de un tesoro, encontraron que su cuerpo estaba intacto y fragante. Lleno de ira, un árabe sacó su cuchillo y decapitó al Santo, y de repente y milagrosamente, la sangre comenzó a fluir. Con miedo, sacaron el cuerpo del Santo y trataron de quemarlo provocando un incendio. Sin embargo, debido a que el cuerpo aún permanecía intacto en el fuego, un árabe gritó: "En el nombre de Jesús, tu Cristo, acepta ser quemado en el fuego". La llama luego tocó ligeramente el cuerpo y el cabello del Santo. El cronista testifica que fue testigo de este milagro que tuvo lugar el 3 de mayo, cuando vio la reliquia del Santo medio quemada.


Cuando San Diomedes, que vivía en el ascetismo cerca de Leucosia en una cueva, se enteró de lo que sucedió con la reliquia del Santo, fue y tomó la cabeza del Santo y la llevó de regreso a su celda para su custodia. Sin embargo, alguien le vio hacer esto y lo traicionó a los árabes. Acto seguido, 500 árabes fueron a capturarlo. Al darse cuenta de que no había esperanza para su fuga, se detuvo cerca de la horca, que estaba ubicada al lado de las puertas de Famagusta. Después de decir algunas oraciones, se volvió hacia los árabes y escupió en su dirección. Esto hizo que todos se cayeran, y sus estómagos se hincharon, lo que les impidió correr. Por lo tanto, el Santo tuvo suficiente tiempo para regresar a su celda. Los soldados lo siguieron lentamente y, cuando llegaron, le rogaron que los curara y se compadeciera de ellos. Por compasión, el Santo los sanó, y todos se hicieron cristianos y fueron bautizados. 


Para conmemorar este evento con la reliquia de San Trifilo, cada año era conmemorado en la iglesia del Santo el 3 de mayo: la reliquia del Santo medio quemada era exhibida para su veneración. En ese día, la gente también se reunía y quemaba varias plantas y hierbas para recordar cómo se había secado el pantano. Desafortunadamente, ni las reliquias del Santo ni su iglesia han sobrevivido; sin embargo, su cabeza se encuentra hoy en el Monasterio de Cico. La única iglesia hoy en Chipre dedicada al Santo es la pequeña capilla que se encuentra en el patio de la Escuela Primaria Elenion.



Fuente: laortodoxiaeslaverdad.blogspot.com

Adaptación propia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.