sábado, 7 de agosto de 2021

08/08 - Nuestro Santo Padre Mirón el Taumaturgo, Obispo de Creta


San Mirón nació alrededor del año 250 en la ciudad de Raico en Creta, cerca de Cnoso (hoy el pueblo se llama San Mirón en honor al Santo). Desde su juventud se distinguió por su celo y su fe en Dios. También realizaba milagros desde temprana edad. Según la tradición, una vez que distribuyó las uvas del viñedo de sus padres entre los pobres. Su madre notó que aunque trabajaron duro todo el año en la viña, no había uvas para hacer su vino. Mirón le dijo a su madre: "Dios también ha guardado algunas para nosotros, madre". 


Fue al viñedo y encontró solo un racimo con tres uvas. Llevándolo a casa lo colocó en una taza. Inmediatamente comenzaron a expandirse,  produciendo suficientes como para distribuir a todo el pueblo. 


Se casó y trabajó como agricultor. Era conocido por su bondad y generosidad, y ayudaba a todos los que acudían a él en busca de ayuda. Una vez, doce ladrones irrumpieron mientras trillaba, y el propio Mirón les ayudó a levantar sacos de grano que le estaban robando sobre sus hombros. Cuando terminó de ayudarles, dijo: "Dios os perdone. Este es mi consejo: idos, pero no volváis a robar". Por su generosidad, el Santo avergonzó tanto a los ladrones, que en el futuro comenzaron a llevar vidas dignas y honorables.


Poco después de su matrimonio, su esposa murió. Por profundo respeto por el Santo y su vida virtuosa, el pueblo cretense lo instó a aceptar la ordenación sacerdotal en su ciudad natal, y después de la persecución contra los cristianos, lo eligieron para ser obispo en Creta, aunque no está claro si él era específicamente el obispo de Gortina (según los manuscritos más antiguos) o el obispo de Cnoso (según los manuscritos posteriores). Lo más probable es que fuera obispo de Gortynos y, por lo tanto, de toda Creta.


La tradición posterior que lo convierte en obispo de Cnoso probablemente se deba al hecho de que durante los últimos tiempos bizantinos la Diócesis de Cnoso fue transferida a Raikos.


Gobernando sabiamente su rebaño, el obispo Mirón recibió del Señor el don de realizar milagros. Cuando hubo una inundación en el río Tritón, el Santo detuvo su caudal y siguió su camino como por tierra firme, y luego envió a uno de sus diáconos de regreso al río con su personal para ordenarle que reanudara su curso.


San Mirón durmió en el Señor a la edad de 100 años, alrededor del año 350. 


El 12 de mayo de 2014 fue un día importante para la Ortodoxia en Creta y el pueblo de San Mirón en Heraclio. En este día se descubrieron alrededor de 200 partes de las reliquias de San Mirón el Milagroso, en la iglesia que lleva su nombre, en el pueblo que lleva su nombre.


La exhumación tuvo lugar en presencia del Arzobispo Ireneo de Creta y por decisión del Consejo Eclesiástico, después de que los fieles y los sacerdotes informaron sobre sueños y signos que indicaban la ubicación de las reliquias y la voluntad del Santo.


En la exhumación, se retiró la baldosa de mármol y los presentes veneraron las reliquias sagradas. Se informó que San Mirón apareció en los sueños de las personas y les pidió que lo sacaran de su tumba. La vida y los hechos de San Mirón están inexplicablemente vinculados con la antigua ciudad patria del Santo, que en su honor más tarde se llamó San Mirón ("Agios Myronas").


La dormición del Santo data de alrededor del año 350 d.C.


"Aquí, durante el año pasado, San Mirón pedía que lo sacaran de su tumba. Los habitantes del lugar vieron al Santo en sus sueños, pero el párroco de alrededor de 1860, el Padre Emmanuel Papadakis, había logrado reunir las reliquias del Santo en un lugar dentro de la tumba. Los aldeanos nos informaron, y cuando llegamos a creer que esto no era una ilusión, informamos al Arzobispo de Creta, quien dio su permiso, lo cual fue confirmado por el Consejo Eclesiástico. "Estábamos muy ansiosos ", dijo el párroco de la Santa Iglesia de San Mirón, el Padre Nicholas Kritsotakes, a Creta TV.



Fuente: laortodoxiaeslaverdad.blogspot.com