jueves, 12 de agosto de 2021

12/08 - Focio y Aniceto los Mártires de Nicomedia


Estos santos florecieron durante el reinado del emperador Diocleciano (284-305 d.C.) y Focio (del gr. “Φώτιος “, [Fótios], iluminado) era el sobrino de Aniceto (del gr. “Ανίκητος”, invencible, inconquistable). El emperador Diocleciano, mientras estaba en Nicomedia, habló ante el Senado y públicamente contra el cristianismo en el año 303, y presentó varios instrumentos de tortura para aterrorizar a la gente, ya que era su deseo exterminar de cualquier forma posible y de cada rincón del imperio a quienes invocaban el nombre de Jesucristo.


Por lo tanto, cuando este tirano blasfemó contra la divinidad y la gloria del Hijo Unigénito de Dios, entre los presentes estaba el mártir de Cristo Aniceto, quien no temía las amenazas del tirano, sino que con valentía confesó que era cristiano. Reprendió y desdeñó públicamente el error de la idolatría, e incluso adelantó el hecho de que aquellos que veneran a los ídolos son necios y sin sentido. 


Habiendo dicho esto, los que adoraban a los ídolos golpearon salvajemente al Santo con varas, hasta el punto de que uno podía ver sus huesos en las heridas de su cuerpo.


Luego soltaron un león ante él, y el Santo lo vio y se aterró. Debido a que cerca del león la multitud vitoreaba con rabia y locura, rugió contra ellos con un rugido espantoso. Pero cuando el león se acercó al Santo, se volvió tan tranquilo como un cordero, y compadeciéndose del Mártir, le lamió el sudor de la pierna derecha, que goteaba de su rostro por el miedo.


Después de que el Santo agradeció y glorificó a Dios, un terremoto sacudió la ciudad que derribó el ídolo de Hércules y lo convirtió en polvo, y una sección de la ciudad de Nicomedia fue destruida y muchos griegos fueron aplastados. 


Despues de esto, el emperador ordenó que el mártir fuera decapitado. Cuando un soldado se acercó al Santo para llevar a cabo la orden, su mano quedó inmóvil y no pudo bajar la espada. Por esta razón, el emperador cambió de opinión y ató al Santo a una rueda, y encendió un fuego debajo. Cuando los miembros del cuerpo del atleta eran quemados por la llama, él oró a Dios, y ¡oh, milagro!, sus ataduras se cayeron, la rueda se detuvo y el fuego se extinguió.


Cuando esto sucedió, Focio, el sobrino de Aniceto, corrió hacia él y lo abrazó. Debido a esto Focio fue atado con cadenas de hierro con su tío, y ambos fueron encarcelados. 


Luego fueron desgarrados, quemados con fuego y apedreados por la gente en el teatro. Ante todos estos tormentos, los atletas de Cristo permanecieron ilesos. Luego sus pies fueron atados a una madera, y fueron arrastrados por caballos salvajes. Después de esto, fueron golpeados con dureza, se les roció sal y vinagre en las heridas, y así fueron arrojados a la prisión, donde permanecieron desatendidos durante un período de tres años.

Después de haberse enflaquecido y debilitado por los muchos años de miserias en prisión, el tirano calentó los llamados Baños de Antonino en Nicomedia, y mantuvo a los santos encerrados allí. 


Mientras los Santos rezaban dentro, el suelo del baño se abrió, brotando de el un manantial de agua, haciendo que pareciera que los Santos no estaban en un baño caliente, sino en un refrescante jardín. 


El impío Diocleciano ordenó construir un horno en forma de embudo, establecido sobre columnas de hierro. Los santos fueron puestos en él y oraron, y allí entregaron sus almas en manos de Dios y recibieron la corona del martirio.


Se dice que los santos permanecieron vivos durante tres días en el horno. Luego, sus cuerpos fueron retirados del horno con instrumentos de hierro, y estaban enteros y en buenas condiciones, sin que ni siquiera uno de sus pelos hubiese resultado dañado por el fuego. Esto tuvo lugar en el año 305. Su Sinaxis se celebró en su Santo Templo en Constantinopla, en la zona de "Strategion".


Partes del cráneo de San Focio se encuentran en los monasterios de Iviron y de Dionisio en el Monte Athos. Algunas partes de las reliquias de San Aniceto se encuentran en el monasterio Athonita de la Gran Laura y en el monasterio de Kykkos en Chipre.


Aunque San Focio y Aniceto no fueron médicos en la vida, se los considera Santos Anárgiros. Esto se hace evidente por el hecho de que son invocados (por el sacerdote) junto con otros Santos Anárgiros en las oraciones de los Servicios de la Unción con Aceite y en la Santificación de las Aguas.



Fuente: laortodoxiaeslaverdad.blogspot.com