jueves, 26 de agosto de 2021

26/08 - Nuestro Justo Padre Joasaf, Hijo del Rey Avenir de la India


Según la tradición, en la época de Constantino el Grande vivía en la India un rey pagano llamado Avenir, que tenía un solo hijo, Joasaf. Avenir fue un administrador sabio y un guerrero intrépido, leal al código indio de honor, coraje y odio a los cristianos.


Cuando nació el Príncipe, los astrólogos y los sabios fueron llamados a profetizar el destino del Príncipe como rey. Todos decían lo mismo: que sería un rey sabio y poderoso. Pero uno se atrevió a decir la verdad: el Príncipe se convertiría en cristiano y cedería su trono. El rey se puso furioso. Ordenó que todos los cristianos fueran asesinados o expulsados del reino, y puso al príncipe en un castillo privado y vigilado para protegerlo de cualquier posible influencia cristiana.


Durante veinte años de su vida, toda su infancia y juventud, Joasaf estuvo confinado en el castillo. Durante este tiempo le enseñaron las habilidades de la sabiduría y la guerra. El rey visitaba a su hijo con frecuencia y se alegraba de que su hijo se convirtiera en un joven fuerte y elegante. Finalmente, convencido de que la profecía era falsa, Avenir aceptó dejar que el Príncipe viera su reino futuro. La impresión que recibió Joasaf pareció confusa. El mundo era en realidad un lugar muy hermoso, pero los pecados, los dolores y la eventual muerte del hombre empañaron su belleza a los ojos de Joasaf y lo hicieron dudar. Ya no contento con sus lujos en el palacio, se esforzó por encontrar una vida que llenara el alma, a diferencia de los que pensaban que sería el sucesor en el trono. 


Al mismo tiempo, Dios le dijo al santo monje Barlaán que debía llevar la salvación de la palabra de Dios al Príncipe a más de 1.000 km. de distancia. Con el tiempo llegó el Anciano Barlaán y, disfrazado de comerciante con una "perla de gran precio", pudo entrar al castillo. Barlaán le explicó la fe cristiana al joven príncipe en forma de parábolas, y luego el Santo Evangelio y las Epístolas. A partir de las instrucciones de Barlaán, el joven razonó que la "perla de gran precio" era la fe en el Señor Jesucristo y creyó en Él y deseó aceptar el santo bautismo. En los meses que siguieron, toda la familia se convirtió, incluido el rey Avenir, que finalmente se convirtió en ermitaño.


Barlaán se fue, Avenir reposó y Joasaf se convirtió en rey. Pero no estaba contento allí y extrañaba a su padre espiritual. 


Finalmente entregó su reino a unos familiares y se fue al desierto en busca de su maestro Barlaán. Durante dos años vagó por el desierto, sufriendo peligros y tentaciones, hasta que encontró la cueva de Barlaán, que se encontraba trabajando en silencio. El anciano y el joven comenzaron a luchar juntos ascéticamente.


Cuando se acercó la muerte de Barlaán, este sirvió en la Divina Liturgia, participó de los Santos Misterios y comulgó con Joasaf; luego se durmió en el Señor. Había vivido en el desierto setenta de sus cien años. Después de enterrar al Anciano, Joasaf permaneció en la cueva y continuó con sus esfuerzos ascéticos. Habitó en el desierto durante treinta y cinco años y se durmió en el Señor a la edad de sesenta.


Baraquías, sucesor de Joasaf como rey, con la ayuda de cierto ermitaño, encontró las reliquias incorruptas y fragantes de ambos ascetas en la cueva, las trajo de regreso a su tierra natal y las enterró en una iglesia construida por el santo rey Joasaf. Una parte de la sagrada reliquia de San Joasaf se encuentra en el Monasterio Atonita de San Pablo Xeropotamu, entre otros lugares.


La tradición atribuye la autoría de la narración sobre Barlaán y Joasaf a San Juan Damasceno, pero en realidad San Eutimio el Atonita, un monje georgiano, tradujo la epopeya georgiana Balavariani, que data del siglo X, al griego en el año 1028, basando la teología del texto en San Juan Damasceno.



Fuente: laortodoxiaeslaverdad.blogspot.com

Adaptación propia