martes, 21 de septiembre de 2021

21/09 - Jonás el Profeta


Jonás fue un profeta cuya vida conocida está registrada en los libros bíblicos de Jonás y muy brevemente en el Segundo Libro de los Reyes. Su nombre significa "paloma" en hebreo.


Jonás era hijo de Amitay y nació en la aldea fronteriza de Gat-Hefer, en el Reino del Norte en algún años antes del reinado de Jeroboán II.


En algún momento antes del reinado de Jeroboán II, Jonás predijo las nuevas fronteras de Israel, específicamente desde Jamat hasta el mar de Arabá. Dios le dio a Jonás esta predicción que se cumplió cuando el rey Jeroboán II extendió su territorio. Los detalles exactos de la profecía y su tiempo en relación con Jeroboán II son desconocidos.


En algún momento de la vida de Jonás, Dios lo envió a la capital asiria de Nínive; no se sabe si esto sucedió antes de la profecía de las fronteras de Jonás. El mensaje de Dios vino a Jonás, diciéndole que se levantara y viajara a Nínive y que predicara en el juicio en su contra. En lugar de obedecer a Dios, Jonás huyó pues odiaba a la gran metrópolis por su gran inmoralidad y sabía que Dios perdonaría la ciudad si se arrepentían.


Jonás viajó hacia el sur hasta la ciudad portuaria de Jafa. Allí encontró un barco que salía hacia Tarsis, ubicada en el extremo oeste del mundo conocido. Una vez que Jonás pagó su pasaje, se dirigió a Tarsis junto con varios marineros, el capitán y la carga a bordo.


Dios envió una gran tempestad y el barco estaba a punto de hundirse. Los marineros tuvieron miedo y cada uno invocó a su dios. Arrojaron la carga al mar y echaron suertes para descubrir al culpable de la desgracia. La suerte cayó en Jonás y este explicó a la tripulación que estaba huyendo de la presencia de su Dios.


Jonás sugirió a los marineros que lo tiraran por la borda y lo ahogaran. Después de dudar en arrojarlo por la borda, a regañadientes estuvieron de acuerdo con Jonás y lo arrojaron al mar.


Cuando Jonás se hundió en el fondo del océano y la tormenta cesó. Al principio, Jonás pensó que iba a morir cuando las aguas comenzaron a ahogarlo y un pez designado por Dios vino y se lo tragó.


Dentro del pez, Jonás oró a Dios agradeciéndole por rescatarlo de la muerte y relatando su experiencia cercana a la muerte ahogándose, esperando ver una vez más el Templo. Después de permanecer durante tres días y tres noches, el pez vomitó a Jonás en tierra seca.


Una vez más, Dios le ordenó a Jonás ir a Nínive y hablar en contra de la ciudad. Por lo tanto, Jonás obedeció y fue a la ciudad; no se sabe qué tan lejos estaba de la ciudad después de que fue expulsado por el pez. Jonás viajó un día entero adentrándose en la ciudad y proclamó que Nínive sería destruida en cuarenta días.


Los ninivitas creyeron la palabra de Jonás y todos, desde el gobernante hasta el último de los esclavos, se vistieron de cilicio y se sentaron en la ceniza en señal de arrepentimiento.


Jonás había obedecido a Dios y había completado la tarea que se le había encomendado, pero descubrió que el arrepentimiento de la ciudad lo dejaba mal parado. Jonás oró y confesó que había huido a Tarsis, porque su odio por la metrópolis era inmenso y sabía que Dios perdonaría misericordiosamente a la ciudad y luego le pidió a Dios que le quitara la vida; el profeta prefirió la muerte sobre la supervivencia de Nínive.


Jonás se retiró al este de Nínive y estableció un refugio allí. Se sentó en su refugio, planeando esperar para presenciar el destino de la ciudad. Durante este tiempo, una planta brotó sobre el refugio de Jonás, proporcionándole sombra y alivio del calor. Jonás estaba muy contento con la planta, pero al día siguiente la planta murió y estuvo sujeto a la dureza del sol. Ahora, Jonás solo deseaba morir y Dios le reprendió; le dijo que compadecía a la planta pero no a la metrópolis de Nínive con una población de más de ciento veinte mil personas.


Después de esto, no se conocen otros eventos sobre la vida de Jonás.


Existen varias supuestas tumbas donde se supone está enterrado Jonás, pero no están corroboradas. La que estaba en la ciudad norteña iraquí de Mosul, en la provincia de Nínive, donde el profeta vivió y cumplió su mandato divino, fue la más reconocida,aunque no descansaba cuerpo alguno en ella. Fue un lugar sagrado para judíos, cristianos y musulmanes, hasta que en el 2014 la ciudad fue ocupada por un grupo extremista y su tumba destruida.


El Libro de Jonás es uno de los doce profetas menores incluidos en la Biblia. Según una tradición, Jonás fue el niño devuelto a la vida por Elías el profeta, y por lo tanto, comparte muchas de sus características.


La capacidad de arrepentirse y ser perdonado por Dios es una idea prominente en el pensamiento hebreo. Este concepto se desarrolla en el libro de Jonás: Jonás, hijo de verdad, ("Amitay" en hebreo significa verdad) se niega pedir a la gente de Nínive arrepentimiento. Él sólo busca la verdad, y no el perdón. Cuando se ve obligado a ir, su llamada se escucha fuerte y claro.


Según Lucas y Mateo, Jesús habló acerca de Jonás con los fariseos y las multitudes de judíos. En su enseñanza, Jesús fue confrontado por escribas y fariseos que pidieron ver una señal. Jesús ya había realizado milagros, pero respondió que solo se le daría la "señal de Jonás" y compara la estancia de tres días de Jonás en un pez a su futura estancia de tres días en la tumba.


Jonás fue considerado como una señal para la gente de Nínive. Jesús contó que incluso Nínive podía condenar a la gente de su generación, ya que se arrepintieron por las enseñanzas de Jonás.


En otra ocasión, Jesús se enfrentó a los fariseos y saduceos que exigían una señal. En respuesta, se les dio un severo recordatorio de que solo se les daría la Señal de Jonás, su Resurrección, para probar su Divinidad.



Fuente: santabiblia.wiki.org

Adaptación propia