viernes, 15 de octubre de 2021

15/10 - Eutimio el Nuevo


Nuestro Santo Padre Eutimio el Teóforo (824-898) nació en el reinado del Emperador iconoclasta León V el Armenio (813-820) en un pueblo cerca de Ancira (hoy Ankara) en Galacia.


Recibió el nombre de Nicetas en su Bautismo, y, desde que su padre murió cuando él tenía siete años, fue criado en la fe ortodoxa y en la veneración de los santos iconos por su piadosa madre.


En su adolescencia, sirvió en el ejército por un tiempo, y luego, ante la súplica de su madre, accedió a casarse con la hija de una familia rica pero también piadosa, con quien tuvo una niña llamada Anastasia. Pero, desde la infancia, Nicetas había deseado fervientemente emprender el camino estrecho y angosto que lleva al Reino de Dios y convertirse en monje.


Cuando uno de sus caballos se le escapó, Nicetas, con dieciocho años, aprovechó la oportunidad de despedirse de su familia e ir en busca del animal, pero realmente era para volar al desierto en busca de las "aguas de la quietud." Yendo de un lugar a otro, encontró en su camino el Monte Olimpo en Bitinia, que, adornado con hombres como San Joanicio, San Pedro de Atroa y San Teófanes el Confesor, en ese momento era el asentamiento monástico más notable del Imperio Romano. Miles de monjes vivían allí alrededor de los grandes monasterios, ya sea en aislamiento total, con un «geronte» o monje-guía anciano o en una pequeña comunidad. Nicetas quería, sobre todo, recibir la bendición de San Joanicio, el milagroso y confesor de la fe ortodoxa y, si es posible, que se le diera un lugar entre sus muchos discípulos. 


Cuando Joanicio le vio venir, detectó un gran amor por la virtud en el joven y quiso probarlo. Exclamó a sus discípulos: "Ese joven que viene hacia nosotros es un ladrón y un criminal. ¿Cómo se atreve? ¡Agárrenlo rápido y amárrenlo!". Nicetas inclinó la cabeza y no trató de defenderse debido a su gran alegría al acercarse al famoso Santo. Cuando Joanicio reconoció la honestidad de Nicetas, todos le preguntaron que por qué estaba tan dispuesto a la humildad y a la negación de su propia voluntad. Pero, huyendo de los elogios, Nicetas los dejó para ponerse bajo la dirección de un santo padre, amado por Dios, llamado Juan, que vivía en soledad.


En 842, Juan le vistió con el pequeño esquema que le dio el nombre de Eutimio y, después de un tiempo, le envió al monasterio cenobítico más cercano, en Pisades, para completar su entrenamiento en obediencia y la renuncia diaria de su propia voluntad. Eutimio hizo todo lo que le fue dado para hacer con prontitud. Se consideraba a sí mismo como el menor de los hermanos y el más indigno, y se apresuró a obedecer, no solo al Abad, sino también a cualquier otro monje, como si en ellos escuchara la palabra de Dios. Pero alrededor del año 858, dado que Eutimio sobre todo deseaba la paz y la soledad, abandonó el monasterio debido a la discordia y la perplejidad de las conciencias por la elección de Focio al trono patriarcal de Constantinopla. Huyendo de la agitación, se embarcó con Teostericto, uno de sus hermanos, hacia el Monte Ato, que en ese momento solo estaba habitado por ermitaños que llevaban una vida muy austera. Pero antes de retirarse finalmente al desierto del Ato, pasó varios años con Teodoro, un renombrado asceta del Olimpo, para completar su iniciación monástica, y recibió de sus manos el gran esquema monástico.


Eutimio había pasado quince años en el Monte Olimpo. Entonces se embarcó para el Ato, donde encontró a un padre espiritual, José, un armenio de una virtud tan grande que, después de su muerte, su cuerpo destilaba un aceite fragante. Se animaron mutuamente en los concursos de la virtud, y decidieron pasar tres años en una cueva, cerca de donde hoy se encuentra la Nueva Escete, sin salir nunca y sin pensar en lo que deberían comer, sino en confiar completamente en la bondad del Padre celestial. Salieron de esta prueba sobrehumana victoriosos e iluminados por la gracia.


Eutmio regresó, después de un tiempo, al Monte Olimpo para ver a Teodoro de nuevo. Cuando le habló de la vida angelical que llevaban en el Ato, Teodoro le pidió que le llevara allí. Pero, debido a su vejez y a la enfermedad provocada por toda una vida de ascetismo, Teodoro no pudo permanecer allí.


Eutimio lo instaló cerca de Tesalónica, en Macrosina, cerca de Brastamón, mientras regresaba a la Montaña Sagrada de Ato para probar la miel de la hesiquia y  de la quietud. No pasó mucho tiempo antes de que se enterara de la muerte de Teodoro y regresara a Tesalónica para venerar su tumba en 865. En este momento intentó vivir la vida de un estilita encima de una columna, pero reunió a una multitud tan grande en la base de su columna que decidió retirarse por tercera vez al Monte Ato. En esta ocasión, recibió la ordenación sacerdotal, que buscó, no deliberadamente, sino para que los ascetas de la Santa Montaña pudieran participar más a menudo de los Santos Misterios.


A su regreso al Monte Ato, no pudo encontrar la paz que tanto deseaba, ya que era muy visitado por ascetas que conocían bien la santidad de su vida. Decidió irse a la isla de San Eustracio con dos compañeros, Juan Colobo y Simeón (fundador del Monasterio de la Gran Cueva en Calabrita), pero en el camino, fueron capturados por piratas árabes que infestaban el mar Egeo en ese momento. Tras su liberación, volvieron al Ato, pero, debido a la frecuencia de las incursiones de piratas, se fueron una vez más a un lugar más seguro.


Eutimio, José el Armenio y algunos de sus discípulos se establecieron en Brastamón (Vrasta o Brasta), una aldea en la región de Calcídica, perteneciente a Tesalónica. Allí llevaron una vida angelical en celdas separadas, estableciendo una laura. Eutimio acudía al Ato de vez en cuando, donde, estacionado entre el cielo y la tierra, podía entrar en una comunión más cercana con Dios. Un día allí se le dijo por revelación que restaurara el monasterio abandonado en el Monte Peristera, cerca de Tesalónica, para que los habitantes piadosos de la región pudieran ser bendecidos por la presencia de los hombres de Dios. Él y dos discípulos, Ignacio y Efrén, hicieron su morada en sus ruinas alrededor del año 866 al 871, y, superando innumerables obstáculos puestos en su camino por la maldad de los demonios, lograron reconstruir el monasterio dedicado al apóstol Andrés. En poco tiempo, otros discípulos de Tesalónica y del distrito circundante acudían a él para ponerse bajo su sabia orientación. En 888, fundó un monasterio femenino cercano y colocó en su cabeza a Eufemia, una de sus hermanas, que, como todos los demás miembros de su familia (su madre, su esposa y dos nietos), se había convertido en monja.


En 898, conociendo de antemano el día de su muerte y deseando pasar sus últimos momentos en soledad, convocó a todos sus discípulos para una comida festiva en el refectorio del monasterio, les dio sus admoniciones finales y su bendición, y luego fue llevado a la deshabitada isla de Hiera, donde entregó su alma en paz al Señor en presencia únicamente de los ángeles y los santos.


En 899 sus reliquias sagradas fueron llevadas a la metrópolis de Tesalónica para bendición. Se perdieron durante muchos siglos, pero se reencontraron en 1986 en el Monasterio de Peristera, y hoy descansan en este Monasterio de Tesalónica, en la Iglesia del Apóstol Andrés. 


El emperador Nicéforo Focas en 964 colocó el Monasterio de Peristera bajo la dependencia del Monasterio de la Gran Laura en la Montaña Sagrada.


La vida de San Eutimio fue compilada por su discípulo, Basilio, quien también compuso un Oficio en su honor. Un canon de súplicas fue compuesto por Caralampio Busias.


Según Basilio, su biógrafo, Eutimio fue un gran asceta cuya fama al principio iba mucho más allá del Monte Ato, donde junto con San Pedro el Atonita se convirtió en uno de los dos primeros ascetas conocidos de la Montaña Sagrada.


Cuando llegó a Tesalónica, la gente lo recibió como si fuera Elías el Profeta, abrazándolo con la creencia de que su abrazo atraería bendiciones celestiales. Ayudó a muchos a progresar en la virtud e inspiró a muchos a convertirse en monjes. Sus discípulos se distinguieron por vidas angelicales similares, y fueron recibidos como si fueran ángeles del cielo. Entre sus discípulos que continuaron viviendo y transmitiendo su espíritu ascético, estaban Teostericto, Onofre, Ignacio, Jorge, Efrén, Pablo, Basilio, sus nietos Metodio y Eufemia (que vivían en diferentes monasterios que el Santo estableció), su biógrafo Basilio, que se convirtió en arzobispo de Tesalónica, y los dos hermanos Simeón y Teodoro.



Fuente: laortodoxiaeslaverdad.blogspot.com

Adaptación propia