sábado, 23 de octubre de 2021

24/10 - Sebastiana la Mártir


Sebastiana vivió y luchó en Marcianópolis (actual Devnya, Bulgaria) durante el reinado del emperador Domiciano (81-96).


Bautizada por el apóstol Pablo en el año 81, continuó proclamando las buenas nuevas de Cristo. Debido a su trabajo misionero como cristiana, fue calumniada ante el gobernador Sergio. Por lo tanto, fue llamada para rendir cuentas ante él. Ella confesó audazmente que creía en Cristo y que el apóstol Pablo le enseñó y recibió de sus manos el bautismo. También agregó que estaba preparada para morir por Cristo.


Al principio, golpearon su cuerpo con látigos con bolas de plomo, y luego la arrojaron a la cárcel. En esa mazmorra, el apóstol Pablo se le apareció y le dijo: "¡Alégrate y no te lamentes, porque irás a tu propia tierra en nombre de la confesión de Cristo!".


Después de siete días, el gobernador la sacó de la cárcel para recibir más torturas. Encendió un horno y ordenó que fuera echada dentro de las llamas. Sebastiana permaneció muchas horas dentro del horno. Cuando salió ilesa, todos se maravillaron. Después de que la mártir pronunciara una oración, escuchó un terrible ruido proveniente del cielo, con truenos y relámpagos. Un poderoso granizo comenzó a caer extinguiendo el fuego. Muchos se encontraron en peligro de muerte ante tal granizo. El gobernador, asustado, partió con su séquito.


Más tarde, el gobernador llamó a Sebastiana y le preguntó: "¿Quién eres? ¿Cuál es tu propósito? ¿Y de qué tierra procedes?" La mártir permaneció en silencio. El gobernador entonces supo por los transeúntes que ella era de Heraclea, una ciudad de Tracia. Después de atarla, la envió al gobernador de esa zona. Entonces un ángel del Señor se le apareció y le dijo: "Toma valor, hija; cuando te presentes ante el gobernador, yo estaré contigo".


Finalmente, la santa Sebastiana llegó a Heraclea y compareció ante el gobernador. Él la condenó a ser levantada en lo alto de la madera que se parecía al poste de una polea. Después de rasgar su cuerpo durante tres horas, la carne desgarrada de la Santa produjo un miro fragante. Mientras tanto, como Sebastiana permaneció en silencio y en oración, todos comentaron que "sufría el cuerpo ya sin alma".


Cuando la bajaron de la rueda y del eje, la lanzaron como presa a los animales salvajes. Un gran león se acercó a la mujer santa y, por mandato divino, tomó una voz humana. La bestia salvaje entonces alabó y bendijo a la mártir de Cristo, pero censuró y condenó a los impíos y sin ley. Una leona se acercó y se colocó al otro lado de la Mártir. Así, ambos leones se colocaron uno a la derecha y otro a la izquierda de Sebastiana, como inocentes corderos.


El gobernador estaba muy sorprendido por este espectáculo y no sabía cómo proceder. Por lo tanto, condenó a la mártir a morir por decapitación fuera de la ciudad. Así, Santa Sebastiana fue decapitada, y -¡oh, milagro!- en lugar de que  fluyera sangre de su herida, brotó leche, al igual que su maestro San Pablo. El gobernador profano entonces ordenó que su honorable cabeza fuera colocada en un saco con trescientas libras de plomo y arrojada al mar con una catapulta. Al hacer esto, un Ángel del Señor abrió el saco y cogió la cabeza honorable y la reliquia a un lugar llamado Redesto, ciudad en la costa norte del Mar de Mármara. Esto fue revelado por Dios a la esposa de un senador, llamada Anmia, que recogió las santas reliquias, las envolvió con lino y las ungió con mirra. Las reliquias fueron enterradas en un lugar especial en Redesto para la gloria de Dios.



Fuente: laortodoxiaeslaverdad.blogspot.com

Adaptación propia