30/10 - Los Santos Mártires Cenobio y su hermana Cenobia


San Cenobio y Santa Cenobia eran hermanos. Vivieron en Egas, una antigua ciudad de Cilicia, ubicada en Asia Menor, y ambos eran herederos de una gran fortuna.


Cenobio había estudiado medicina, y no solo ofreció sus servicios a los desamparados, sino que también compartía sus riquezas con ellos. Con este comportamiento alentaba la fe de los cristianos, y muchos se acercaron a Cristo por su testimonio.


Al cabo de un tiempo fue elegido obispo de Egas. Cuando se enteró el prefecto Lisias de esto, ordenó que detuvieran a Cenobio. El santo confesó delante del Prefecto su fe, diciendo que lo hacía para la salvación del alma y la gloria del verdadero Dios. Lisias, con severidad, le dijo: “Si no dejas de hacer lo que haces y no reniegas de Cristo, serás torturado cruelmente”. Cenobio contestó: “El martirio podrá dañar mi cuerpo, pero el alma nunca, porque dijo Dios: Y a vosotros, ¿quién os va a hacer daño si os esforzáis por hacer el bien?” (I Pe 3:13). Inmediatamente Lisias ordenó que lo torturasen. 


Entonces intervino la hermana del Santo, Cenobia, que le recriminó a Lisias la tortura de su hermano, con lo que ella también confesó su fe en Cristo. El Prefecto ordenó arrestarla a ella también y los decapitó a ambos en el año 285. De este modo recibieron ambos hermanos la corona del martirio y entraron en el gozo del Señor.


Partes de sus Santas Reliquias se encuentran en el Santo Monasterio de "Panagia Xenia", en Almiro de Magnesia, Grecia.



Fuente: GOARCH / laortodoxiaeslaverdad.blogspot.com

Adaptación propia