15/11 - Gurias, Samonas y Habibo, Mártires y Confesores de Edesa


Estos Santos vivieron entre los siglos III y IV durante los reinados de Diocleciano (284-305) y Maximiano (305-311).


Gurias y Samonas eran presbíteros avanzados en años que, junto al diácono Habibo se retiraron al desierto cerca de Edesa, para dedicarse enteramente a Jesucristo. Gastaban sus días entre la oración, la penitencia y la predicación a los que pasaban por allí. Estuvieron en paz, hasta que estalló la persecución de Diocleciano. Fueron apresados e interrogados por el gobernador Antonino, que no logró que apostataran. Luego de pesados interrogatorios, los metió en la cárcel hasta que decidir qué hacer con ellos. Pero el tiempo pasó, Antonino murió y tardaron en designar sucesor. Y los santos en la cárcel.


En 306, cuando llegó el sucesor, Musón, este mandó torturarles hasta que adoraran a los ídolos y al emperador. Como no lo logró, mandó decapitar a Gurias y a Samonas. Este último entonó una oración al Señor: "Oh Señor mi Dios, contra cuya voluntad ni un gorrión cae en la trampa, fuiste tú quien salvó a David en su dolor, quien hizo al profeta David fuertes como león, y el que concedió al hijo de Abraham salvarse de la muerte. Sabes, oh Señor, la debilidad de nuestra naturaleza, mira la lucha que se nos aviene; nuestro enemigo trata alejarnos de tu mano derecha y privarnos de la gloria que está en ti. Con tu ojo compasivo vigila que conservemos en nosotros la luz inextinguible de tus mandamientos. Guía nuestros pasos a tu luz, y haznos dignos de su reino. Bendito eres por los siglos de los siglos. Amén". Luego de ser martirizados, los cristianos enterraron sus cuerpos con reverencia.

 No nos dan más datos de cómo se libró Habibo, pero el hecho es que le dejaron de lado y le liberaron, tal vez por su juventud. El santo volvió al desierto para dedicarse a la oración y, además, a socorrer a los cristianos perseguidos. Unos años vivió en paz, hasta 323, cuando en la persecución de Licinio fue apresado junto con algunos que escondía. Después de varias torturas finalmente fue quemado vivo. Junto a él estaban su madre y algunos parientes y amigos, y de todos se despidió con el beso de la paz. Sus reliquias fueron enterradas junto a las de sus queridos Gurias y Samonas, y con ellos se venera el 15 de noviembre.


Debido a un milagro que obraron, estos Santos son invocados para la ayuda en las dificultades maritales. Resulta que cierto godo había llegado a Edesa con el ejército romano y estaba acuartelado en la casa de una viuda piadosa llamada Sofía. El godo le pidió a esta la mano de su hija Eufemia, y ella, tras cierta resistencia, finalmente accedió. Llegado el momento de que el ejército regresara a casa, Sofía hizo al godo jurar por las oraciones de los santos Mártires Gurias, Samonas y Habibo que cuidaría a Eufemia como la niña de sus ojos; sin embargo, cuando se acercaba a su hogar, el traicionero varón le reveló a Eufemia que ya tenía esposa, y esta se vio obligada a servir a dicha mujer, que la trataba de modo inmisericorde. Después de muchos sufrimientos y de ser encerrada viva en una tumba sellada hasta que muriera, Eufemia fue transportada milagrosamente a Edesa, al mismísimo santuario de los Santos Mártires a cuya custodia había sido encomendada, y se reunió con su madre gracias a las santas oraciones de estos.



Fuente: GOARCH / Religión en Libertad / laortodoxiaeslaverdad.blogspot.com