jueves, 27 de enero de 2022

28/01 - Paladio el Ermitaño de Antioquía


El gran asceta Paladio construyó una pequeña celda en una montaña que se llamaba Inma. Allí, con muchas vigilias, ayunos y oración continua, fue hecho digno por Dios de hacer milagros como el relatado más abajo.


Paladio durmió en paz en el Señor alrededor del año 390 d.C.


Se muestra a continuación una adaptación del escrito (Eccl. Hist. IV.28 (25), del obispo Teodoreto de Ciro de Siria (‘Historias de los monjes de Siria’):


"El Venerable Paladio era ermitaño cerca de Inma, un gran pueblo a veinticinco millas al este de Antioquía. Era de la misma época y forma de vida que el anciano Simeón del Monte Sinaí, conocido como "el Antiguo", y familiar y amigo suyo; al encontrarse a menudo, se dice, disfrutaron del beneficio mutuo, animándose mutuamente a una santa competencia. Estaba aislado en una celda cerca de una aldea grande y bien poblada que tiene el nombre de Inma. La paciencia, el ayuno, las vigilias y la oración continua de este hombre creo que es necesario narrarlos, ya que en ellas llevaba el mismo yugo que el piadoso Simeón.


Pero he juzgado útil relatar el milagro, todavía celebrado hoy, que ocurrió por medio de su voz y mano. Hubo una reunión para una feria en la aldea anteriormente citada, atrayendo a comerciantes de todas partes y a una multitud innumerable. En esta feria había un comerciante que, habiendo vendido lo que había traído y acumulado dinero, decidió partir durante la noche. Un asesino, viendo el dinero que había sido recolectado, y lleno de frenesí, sacó el sueño de sus párpados y observó la partida de este hombre. Al cantar el gallo el comerciante se puso en marcha con buen corazón; el otro, que se había adelantado y había llegado a un lugar adecuado para una emboscada, realizó un ataque repentino, asestó el golpe y perpetró el asesinato. A este crimen agregó una impiedad adicional: tras tomar el dinero, arrojó el cadáver a la puerta del gran Paladio.


Cuando llegó el día y circularon las noticias y toda la feria habló del evento, todos se apresuraron a juntarse, rompieron la puerta y llamaron al piadoso Paladio para que respondiera por el asesinato; entre los presentes se encontraba el autor del asesinato. Rodeado de tal multitud, el maravilloso hombre, mirando hacia el cielo y pasando más allá de su pensamiento, le suplicó al Maestro que expusiera la falsedad de la calumnia e hiciera manifiesta la verdad oculta. Después de esta oración, tomó la mano derecha del hombre tumbado sin vida: "Díganos, joven", dijo, "¿quién le dio este golpe? Señale al perpetrador del crimen y libere a los inocentes de esta malvada calumnia. Respondiendo el Logos, el hombre se sentó, miró a las personas presentes y señaló con el dedo al asesino. Un grito surgió de todos, asombrados ante el milagro y deplorando la calumnia que se había cometido; despojando al asesino, incluso encontraron el cuchillo, todavía rojo de sangre, y también el dinero que había robado. Los fieles de Paladio, que ya eran bastantes, naturalmente se volvieron, como resultado de esto, aún más fieles, porque el milagro fue suficiente para mostrar el acceso familiar de Dios al hombre.


El esplendor de su vida es testigo de los milagros realizados después de su muerte: incluso hoy en su tumba tienen lugar curaciones de todo tipo a los testigos que a través de la fe son atraídos allí en gran número”.



Fuente: laortodoxiaeslaverdad.blogspot.com