domingo, 20 de marzo de 2022

21/03 - Tomás I, Patriarca de Constantinopla


San Tomás vivió durante los reinados de los emperadores Mauricio y Focas y en la época de los Patriarcas Juan el Ayunador y Ciríaco. Atrajo la atención del Patriarca Juan por su gran virtud, su prudencia y su sensatez, por lo que fue ordenado como Diácono de la Gran Iglesia de Santa Sofía y fue Sacelario (administrativo) del Patriarca. Tras el descanso del patriarca Juan, Tomás permaneció en su puesto durante todo el patriarcado de su sucesor Ciríaco.


Tras la muerte del Patriarca Ciríaco, Tomás fue elegido Patriarca de Constantinopla el 23 de enero del año 607. Durante su reinado, Tomás agregó otra ala a la residencia patriarcal, que estaba al lado de Santa Sofía, y sirvió como salón de banquetes, conocida como “Tomaíta”. Debajo de esta ala estaba la biblioteca patriarcal.


En la vida de San Teodoro de Siceón (22 abril) leemos sobre la gran estima que el Patriarca Tomás sentía por él. Leemos: "Cuando Teodoro desembarcó en la ciudad imperial, el muy bendito Patriarca Tomás lo recibió y se abrazaron con mucha alegría. Teodoro también le presentó a su discípulo Juan, a quien deseaba ordenar abad, dando testimonio de su vida virtuosa. El Patriarca accedió inmediatamente a ello, lo invistió con el palio y lo nombró abad, escoltándolo hasta sus propios monasterios en el campo". La estima era tan grande que el patriarca Tomás incluso trató de adoptarlo como hermano: "Cuando [Teodoro] había salido del palacio, el muy bendito Patriarca Tomás no le dejaba en paz, porque lo tenía en gran respeto, y confiaba tanto en él que, después de muchas súplicas, lo persuadió adoptarlo como hermano, y Teodoro prometió pedirle a Dios que también en la vida futura, no se separasen el uno del otro ".


En este momento, ocurrió un acontecimiento extraordinario en Galacia. En una ocasión, cuando se estaba celebrando una procesión con cruces, estas comenzaron a balancearse solas y a golpearse unas a otras. Toda la gente estaba asombrada. Cuando el Patriarca se enteró de que esto era un hecho real, le preguntó a Teodoro de Siceón al respecto. El biógrafo de San Teodoro registra: «Luego [Tomás] le preguntó a [Teodoro] si la historia sobre el extraordinario movimiento de las pequeñas cruces durante las letanías procesionales era realmente cierta; y al enterarse del Santo que la historia que le contó era cierta, comenzó a rogarle en privado que le explicase qué significaba tal señal. Sin embargo, Teodoro, alegando su propia insignificancia y llamándose a sí mismo un pecador abyecto, afirmó que no sabía cómo responder a la pregunta. Luego Tomás cayó a sus pies y lo sujetó, diciendo que no le levantaría del suelo a menos que consintiera en satisfacerlo en este punto, diciendo: "Sé y estoy convencido de que no solo entiendes esta señal, sino también muchas otras; porque no puedes haberte contentado hasta ahora para considerar esto de ninguna manera y no buscar una explicación; si, sin embargo, se te ha ocultado hasta este momento y no has estado ansioso por saberlo, pero ahora le preguntas a Dios, Él ciertamente te lo revelará”. Entonces el siervo de Cristo, habiendo consentido en satisfacerlo, lo hizo levantarse y llorando amargamente le dijo: “No quería que te molestaras, porque no es para tu beneficio aprender estas cosas. Pero como insistes, la sacudida de las cruces nos presagia muchas cosas dolorosas y peligrosas: significa inestabilidad en nuestra fe y apostasía, y la incursión de muchos pueblos bárbaros, y el derramamiento de mucha sangre, y la destrucción y el cautiverio en todo el mundo, la desolación de la iglesias sagradas, el cese del servicio divino de alabanza, la caída y la perturbación del Imperio y la perplejidad y los tiempos críticos para el Estado, y además presagia que la llegada del adversario está cerca. Por lo tanto, usted, como gobernador de la Iglesia y pastor del pueblo, implore a Dios continuamente, en lo que respecta a sus mentiras, que perdone a su pueblo y ordene estas cosas con piedad y misericordia”. Ante estas palabras, el Patriarca fue asaltado con una agonía de miedo y comenzó a llorar pidiéndole a Teodoro que rogara a Dios que le quitara la vida y no lo dejara ser afectado por ninguno de los desastres que había predicho».


Y a partir de ese momento el Patriarca vivió continuamente retirado en su palacio y le confesó a Teodoro y le rogó con lágrimas diciendo: «Ya que con todo tu corazón te has dignado aceptarme como tu hermano y por lo tanto estás tan unido a mí, reza a Dios en mi nombre para que pueda tomar mi espíritu y que yo no vea los peligros que nos sobrevienen. Mi coraje me falla y no tengo la fuerza para ver estas cosas por venir y vivir». Teodoro continuó respondiendo al Patriarca: «¿Que ordene que venga a usted o que nos veamos allí delante de Dios?". Así es como San Teodoro indicó que el Patriarca moriría pronto. El patriarca Tomás respondió: «No interrumpas, padre, tu silencio; es suficiente para mí que hayas dicho que nos encontraremos allí ante Dios». Ese mismo día, el Patriarca enfermó y murió. Poco después de él, San Teodoro también murió. El Santo Patriarca Tomás reposó después de servir como Patriarca durante tres años y dos meses, el viernes 20 de marzo de 610 d.C., y fue enterrado ese domingo 22 de marzo.


Inmediatamente después de su reposo comenzaron las discordias y los desastres. El sucesor de Tomás, el patriarca Sergio I, cayó en la herejía monotelita; comenzó la guerra con Persia, que resultó muy perjudicial para el Imperio; la devastación llegó a las regiones de Asia Menor donde vivían los ortodoxos; Jerusalén cayó en manos de los persas; y los persas capturaron la Vivificadora Cruz y la llevaron a Persia. La sacudida de las cruces, por lo tanto, tuvo algo que ver con estos disturbios y especialmente con la toma de la Santa Cruz.



Fuente: laortodoxiaeslaverdad.blogstpot.com

Adaptación propia