viernes, 25 de marzo de 2022

26/03 - Los 26 Mártires de Crimea


Alrededor del año 376 d.C., el rey godo Atanarico se enfureció al ver que sus súbditos abrazaban el cristianismo debido a la predicación del obispo arriano Ulfilas. Entonces, ordenó que muchos de ellos fueran torturados y ejecutados, a menudo sin juicio. Como registra el historiador Sozomeno:


"Por haber abandonado el culto de sus padres, Atanarico sometió a muchos individuos a muchos castigos; a algunos los mató después de haberlos llevado ante los tribunales y haber confesado noblemente la doctrina, y otros fueron asesinados sin que se les permitiera pronunciar una sola palabra en su propia defensa. Se dice que los funcionarios designados por Atanarico para ejecutar sus crueles mandatos hicieron construir una estatua que colocaron en un carro y la llevaron a las tiendas de los que se sospechaba que habían abrazado el cristianismo, a quienes se les ordenó adorar la estatua y ofrecer sacrificio; si se negaban a hacerlo, los hombres y las tiendas eran quemados juntos. Pero he oído que se perpetró un ultraje de atrocidad aún mayor en este período. Muchos se negaron a obedecer a los que los obligaban a sacrificar por la fuerza, entre ellos hombres y mujeres, de los cuales unos llevaban a sus hijitos y otros alimentaban a sus recién nacidos; todos huyeron a su iglesia, que era una tienda de campaña. Los paganos le prendieron fuego y todo fue destruido".


En el infierno de fuego perecieron 308 personas, de las cuales solo se conoce el nombre de veintiuna: 2 presbíteros, 1 monje y 18 laicos (11 hombres y 7 mujeres). A estos se suman los cinco hijos de los presbíteros Wereka y Batwin (dos hijos y tres hijas). Esto tuvo lugar en Gocia (Crimea).


Entre estos estaba cierto hombre cristiano que estaba trayendo los panes de la ofrenda a la iglesia para ser usados ​​para el sacrificio eucarístico en la Divina Liturgia, pero fue capturado por los soldados. Por tanto, en lugar de una ofrenda sin alma, él mismo se convirtió en una ofrenda viva a Dios al convertirse en ofrenda quemada por su confesión de Cristo, y fue contado entre los veintiséis mártires.


Los nombres de los mártires varían según la fuente, pero de los que se conocen son: Werekas (o Ouerkas, Verco) y Batwin (o Bathouses, Batusio) los presbíteros, Arpulas (Arpilo) el monje, los once laicos Abepas (Abibuo), Hagias (Agno), Ruias (Reas), Egatrsx (Igatrax), Escoes (Iscoo), Silas, Sigetzas (Signicuño), Swerilas (Sonerilas), Swemblas (Suimbalo), Terthas (Termo) y Filgas (Filo), y los siete laicas Ana, Alas (Ala), Baren (Beride, también registrada como Larisa), Moico (Monco), Camica (Mamica), Oneco (Virco) y Anemaide (Animais, Animaida).


Unos años más tarde, durante el reinado de Valentiniano y Teodosio (383-392), Gaata, la viuda del líder tribal Wingurico, designado por Atanarico para llevar a cabo la persecución de los cristianos, y su hija Duclida (o Dulcila, Duclida), ambas cristianas, reunieron los restos de los veintiséis mártires y con la ayuda de algunos sacerdotes y un laico llamado Tielas los trasladaron a Siria. Gaata luego regresó a su tierra natal, donde fue apedreada y murió como mártir junto con su hijo Agatón.


Las reliquias de los santos mártires quedaron en manos de Duclida, quien fue a Cícico en Asia Menor y entregó algunas de las reliquias para la fundación de una iglesia. Duclida murió en paz. En algunos calendarios Gaata, Duclida y Agatón también se conmemoran con los veintiséis mártires.



Fuente: johnsanidopoulos.com

Traducción del inglés: Google Translate

Adaptación propia