jueves, 21 de abril de 2022

21/04 - Nuestro Santo Padre Maximiano, Patriarca de Constantinopla

(No hay icono disponible del Santo)


Nuestro Santo Padre Maximiano nació en Roma de padres notables y ricos, y fue amigo de la infancia del Papa Celestino I de Roma. Era perceptible que era un hombre piadoso, pero no era conocido por su intelecto, aunque era educado. Tenía buena reputación entre los cristianos, en parte porque a sus expensas construía monumentos para enterrar a los difuntos.


Maximiano llevaba una vida monástica antes de ingresar al sacerdocio. Se convirtió en sacerdote de la Iglesia de Constantinopla, ordenado por el patriarca Sisinio I. Después de la deposición de Nestorio, Maximiano se convirtió en arzobispo de Constantinopla ante la insistencia del emperador Teodosio II, quien aparentemente estaba buscando un candidato ordinario y quizás uno que no estuviera demasiado bajo la influencia de su hermana, Pulqueria. Su selección pasó por alto a Proclo, que era uno de los favoritos de los aristócratas.


Maximiano fue consagrado Patriarca el 25 de octubre del año 431. Los asistentes a su consagración reflejaron la controversia en curso, ya que los orientales (sirios) no fueron invitados porque seguían considerando que la deposición de Nestorio de la sede de Constantinopla no era canónica. Maximiano tenía creencias ortodoxas y, por lo tanto, siguió en la línea de antiguos arzobispos como Juan Crisóstomo, Ático y Sisinio. El Papa de Roma Celestino I le escribió en términos muy elogiosos sobre su elevación. El nombramiento se hizo con el voto unánime del clero, el emperador y el pueblo. Se pierde la carta de Maximiano anunciando al Papa de Roma su sucesión, pero queda la de San Cirilo de Alejandría, con su alto elogio a la constancia de Cirilo en la defensa de la causa de Cristo.


Era costumbre que los ocupantes de las sedes principales en la elección enviaran una carta sinodal a los obispos más importantes del mundo cristiano, pidiendo la seguridad de su comunión. El obispo Heladio de Tarso rechazó la comunión, y podemos concluir que lo mismo ocurrió con Euterio de Tiana, Himerio de Nicomedia y Doroteo de Marcianópolis, pues Maximiano los depuso. El patriarca Juan de Antioquía aprobó la negativa del obispo de Tarso y lo elogió por haberse negado a insertar el nombre de Maximiano en los dípticos de su Iglesia.


Después de hacer cumplir inicialmente las sentencias del III Sínodo Ecuménico de Éfeso, Teodosio, a mediados de 432, decidió intentar curar la división con los sirios y, después de consultar con Maximiano, escribió a Juan de Antioquía deplorando la animosidad y estableciendo las condiciones para la reconciliación con el sínodo de Constantinopla. Entre las condiciones estaba el requisito de que los sirios aceptaran a Maximiano como arzobispo de Constantinopla y renunciaran a Nestorio. Pero los sirios, incluido Juan de Antioquía, tenían objeciones por el problema de las dos naturalezas de Cristo con el arzobispo Cirilo de Alejandría y sus Cartas y Capítulos.


Continuó el ferviente llamamiento de Maximiano a la reunión. El Papa de Roma Sixto III le escribió varias veces, instándole a extender su caridad a todos los que pudiera recuperar. Maximiano no escatimó esfuerzos y, aunque estaba en perfecta sintonía con San Cirilo, lo presionó con fuerza para que renunciara a sus anatemas, que parecían un obstáculo insuperable para el reencuentro. Incluso escribió al secretario del emperador, Aristolao, el tribuno, que estaba muy interesado que hubiera paz, casi quejándose de que no presionó lo suficiente a Cirilo sobre este punto y a su archidiácono Epifanio.


Después de muchas negociaciones, Cirilo y los orientales resolvieron sus diferencias con los Capítulos y Juan aceptó a Maximiano y renunció a Nestorio, dejando de lado la cuestión de los Doce Anatemas de San Cirilo. Juan de Antioquía y los demás obispos orientales escribieron a Maximiano una carta de comunión indicando su consentimiento a su elección y a la deposición de Nestorio.


Cirilo le escribió, atribuyendo el bendito resultado a la fuerza de sus oraciones. Una carta de Aristolao a Maximiano, que Maximiano hizo que se leyera en su iglesia a su pueblo, fue declarada falsa por Doroteo de Marcianópolis, evidentemente porque se había puesto del lado de Maximiano tan decididamente.


A lo largo de estas negociaciones, Maximiano permaneció distante y ciego a lo que sucedía a su alrededor. Por lo tanto, quedó claro que la edad y la disminución del estado de alerta intelectual demostraban que no estaba a la altura del cargo. El 12 de abril de 434, Jueves Santo, en medio de las negociaciones, reposó Maximiano. Fue sucedido por San Proclo como Patriarca de Constantinopla.


Su Sinaxis se celebraba anualmente en la Iglesia de los Santos Apóstoles. Su fiesta es el 21 de abril, aunque antes del siglo XII era conmemorado el 20 de noviembre.



Fuente: laortodoxiaeslaverdad.blogspot.com

Adaptación propia